Una alternativa ecológica: la cosmética natural

En los últimos años, los emprendimientos dedicados a la cosmética natural han ganado un amplio terreno en la Isla.

La cosmética artesanal, que se especializa en la creación de productos a partir de materias primas naturales provenientes de plantas y flores, y que respeta y protege tanto nuestra piel como el medio ambiente, gana cada vez más seguidores en nuestro país. 

Bea e Isabella son dos emprendimientos radicados en La Habana y dedicados a la fabricación, comercialización y distribución de esta mercancía en la capital y otros territorios del país. En cambio, Naturi Shop funciona como casa comercializadora para los productos de este último y otras marcas.

Estos tres emprendimientos trabajan por un objetivo común: garantizar el bienestar de la población, crear conciencia y educar sobre los valiosos beneficios del uso de esta alternativa sostenible. 

BEA

Nacido a raíz de la pandemia, ante la escasez de productos medicinales y de belleza, Bea encontró un mundo lleno de posibilidades en la naturaleza. Aceite y oleatos, exfoliantes, serums, bálsamos, mascarillas, cremas corporales y peinadoras, contorno de ojos, y otros, son algunos de los elementos que fabrica y comercializa la marca. 

Garantizar una piel saludable y contrarrestar el déficit de productos naturales en existencia fue lo que impulsó a su fundadora Beatriz a crear este negocio, al cual bautizó con el diminutivo de su nombre. Los cursos en línea y el apoyo entre colegas del gremio han permitido que Helen Pérez Fernández y su familia puedan superarse, para seguir con la creación de los demandados remedios. 

Plantas, aceite de coco, cera de abeja, manteca de cacao, azufre y miel son solo algunas de las bases que utiliza Bea para la elaboración de los artículos a los que las personas pueden acceder en Guanabacoa, La Habana, en la calle Medio, aquí en Matanzas, y en línea a través de su catálogo. 

“Un producto tarda en su elaboración varios días, porque depende de la elección de las materias primas necesarias y la correcta higienización de los envases y los utensilios. Muchos de los materiales se obtienen mediante personas que se dedican a su importación desde otros países. Los otros insumos se pueden comprar en organopónicos y mercados agropecuarios aquí mismo, y los envases se consiguen en mipymes de reciclaje”, comenta Helen, quien administra el negocio actualmente. 

Seguir ayudando a la población a adquirir los productos naturales y medicinales, ampliar su catálogo para así cubrir todas las necesidades y apoyar el comercio local,  constituyen los principales objetivos de este emprendimiento. 

ISABELLA COSMÉTICAS

A Melpis Rodríguez Suárez siempre le picó el bichito de lo natural, y lo beneficioso que resulta para nuestro cuerpo. A raíz de una necesidad personal, surge este emprendimiento que lleva el nombre de su hija mayor: Isabella.

“Tengo dos niños pequeños. Durante la covid, el menor de ellos se infectó de escabiosis. En medio del desespero por la pandemia y ante la ausencia de medicamentos para este tipo de problemas, comencé a estudiar algunas fórmulas naturales para aliviar el padecimiento de mi niño. Fue así como llegué al jabón de azufre y la crema azufrada, esto lo curó en menos de 10 días. Así, a todos los que conocía que estaban en la misma situación les regalaba un poco de lo que hacía para ayudar a su curación y prevención. Me di cuenta de que podía hacer un pequeño negocio, tener cierta ganancia por ello, y ayudar a muchas personas en el escenario tan complejo que se vivía en la Isla”, explica su creadora. 

Brindar una alternativa ecológica a la familia cubana para el cuidado de la piel y el cabello es el objetivo de este emprendimiento, especializado en jabones de diferentes tipos y funciones, cremas, bálsamos labiales, champús, aceites esenciales, mascarillas capilares y exfoliantes, incluso, una línea de productos para mascotas. 

La cera de abejas, el aceite de coco, la manteca de cacao, el azufre, el romero y otros componentes son los principales aliados de esta pequeña empresa. Para acceder a estas y otras materias primas acuden a mipymes, empresas estatales y productos reciclados en el caso de los envases. 

Melpis, ingeniera informática de profesión, empezó en este mundo de forma autodidacta; pero, una vez que fue expandiendo su negocio, tuvo que acudir a cursos de superación y consulta con profesores y especialistas en la materia. 

Con varios puntos de venta en La Habana y otras partes del país, incluida Matanzas, Isabella Cosméticas participa en todas las ferias que se le presentan en el camino, sean públicas o en centros de trabajo. 

“Nuestra perspectiva futura es crecer como empresa, incrementar la cartera de artículos, mantener y aumentar la calidad de los mismos y elaborar muchas de las materias primas básicas que se utilizan en la elaboración de los cosméticos”, expresa la emprendedora Melpis. 

NATURI SHOP

Eddy Martínez Santana y Beatriz Sánchez Tápanes nunca pensaron en formar un emprendimiento. Para ellos fue algo así como un plan del destino. Estos hermanos de corazón, unidos por la vida y por la pasión a la cosmética artesanal, integran Naturi Shop, un emprendimiento que no se dedica a la elaboración de productos, pero de igual forma aporta su granito para inculcar en la población la cultura sobre el uso de lo natural.

Con sede en la cafetería del taller Mano a mano, esta tienda comercializadora trabaja con la línea Isabella Cosméticas y planea en momentos futuros colaborar con otras marcas. “El objetivo es tener la mejor mercancía sin importar la marca, mientras garantice calidad y aceptación del público. 

“Las personas no tienen mucho conocimiento sobre lo natural; sin embargo, esta alternativa realmente ha ganado mucho público. Nuestra ambición inmediata es tener una amplia variedad de artículos con más alcance social. Por ello, siempre estudiamos e informamos sobre su uso para luego instruir a la población”, explica Eddy. 

*** 

Para nadie es un secreto que emprender es difícil, más aún en un contexto económico complejo como el de Cuba. A pesar de ello, este tipo de emprendimientos y otros han crecido en el país y han tenido buena aceptación por la población. Gracias a esto, se han dado pasos de avance en un área relativamente poco experimentada en Cuba. 

Uno de los más importantes tuvo lugar hace dos años en la capital: el Primer Encuentro de Cosmética Natural Artesanal en 2022, que permitió dialogar sobre el tema y crear lazos de cooperación entre los emprendimientos y con empresas e instituciones públicas. 

De igual forma, se han creado cursos de verano y la Maestría de Ciencias Cosméticas en el Instituto de Farmacia y Alimentos, de la Universidad de La Habana, con la idea de brindar los conocimientos teóricos necesarios a los emprendedores. 

En 2016, se inauguró el evento Estética y Salud, orientado a los salones de belleza. También se deben mencionar los talleres de formación del proyecto Armonía, coordinados por Yara Villant, y los cursos de Cosmética Natural impartidos en la Casa de Asia, a donde acuden algunos emprendedores para buscar asesoramiento.

*** 

En los últimos años, los emprendimientos dedicados a la cosmética natural han ganado un amplio terreno en la Isla. Poco a poco, han acercado a la población al beneficioso mundo de los productos naturales. Bea, Isabella Cosméticas y la casa comercializadora Naturi Shop se han posicionado en el mercado matancero por su originalidad, y porque constituyen salvavidas como medicina verde.

Lea también: Puntadas de primavera, una nueva oportunidad a la moda sostenible

Recomendado para usted

Sobre el autor: Lorelys Pimienta Gómez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *