Julio nos convoca y compromete

Julio nos convoca y compromete

Julio es un mes de ajetreo en Cuba. Su llegada, no solo advierte el comienzo del período estival, también nos recuerda la proximidad a la conmemoración de la gesta heroica que marcó el inicio de un proceso transformador y radical que culminó con la victoria de enero de 1959.

Por eso, aun cuando el 26 de julio de 1953 ocurrió un hecho luctuoso por la sangre derramada, en la Isla lo celebramos como un día de regocijo, inspirados en la frase del líder histórico de la Revolución: “El Moncada nos enseñó a convertir los reveses en victorias”.

Hoy, cuando el país atraviesa una coyuntura compleja, no podía ser diferente. De ahí que en todos los territorios matanceros se ejecuten acciones en saludo a la fecha, las cuales trascienden el contexto laboral para llegar hasta las comunidades, en aras de solucionar las dificultades y transformar su entorno.

A los más de 50 objetos de obra que se intervienen en la provincia se suman las jornadas productivas desarrolladas en las localidades. Brocha y pintura en mano, utensilios de limpieza y los medios propios de cada sector se afanan en hacer la vida más armónica y placentera a las personas.

Se reaniman bodegas, mercados, reparan arterias y caminos, se acercan los principales servicios al pueblo y, como es de suponer en esta etapa, se crean espacios para la cultura y la práctica de actividades deportivas. 

En Cárdenas, municipio sede del acto provincial, se continúa trabajando en el rescate de su patrimonio, en dar solución a las dificultades con el abasto de agua, mejorar la infraestructura educacional y los consultorios médicos, entre otras tareas de beneficio económico y social.

Otra vez, Julio enaltece la resistencia creativa de este pueblo, convoca, suma, compromete, motiva a seguir luchando, como la Generación del Centenario, por una sociedad mejor. (Foto: Anet Martínez Suárez)

Recomendado para usted

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.