Soñar alto, te lo dice un guajirito

Soñar alto, te lo dice un guajirito

A Gilberto Subiaurt López lo delata la mirada. Unos ojos brillantes hablan de televisión y teatro. Y es que la pasión que habita en el Leonardo de Viceversa lo convierte en uno de los actores más queridos por el público cubano, el cual seguro reconoce los pasos apresurados del también escritor por la Atenas de Cuba.

Las historias habaneras de su hermano médico y las ansias de una madre orgullosa fueron el comienzo del amor por la actuación, reflejado en la mirada de ese niño sensible y humilde que en una finquita de Unión de Reyes soñaba con ser actor.

«El teatro —afirmó el dramaturgo— es la especialidad, la excelencia de principio a fin, pues en él existe esa libertad gestual y expresiva que acentúa cada movimiento y emoción, mientras que en el set todo es más neutro y el resultado solo se logra apreciar al aire; en las tablas, por el contrario, es instantánea la magia.

«Los personajes siempre parten de uno, tienen esa cosecha personal del actor, al contar con la memoria emotiva propia, sentimientos que habitan en quien lo asume, por lo que poseen una fuente que nace de ti. Definitivamente, tiene mucho de uno mismo», expresó el actor del Grupo Icarón acerca de la esencia que desde el inicio acompaña a cada uno de los personajes asumidos por él.

alto
Soñar alto, te lo dice un guajirito

Condenados, Polvo y Promesas se encuentran entre las puestas que en Gilberto dejaron huellas profundas. Personajes que nacen del alma, alegrías, tristezas, dolor, amor y la pasión que se encuentran en las salas de teatro hacen de este su lugar seguro.

«Al caminar por la calle y ser detenido por las personas, siento mucha satisfacción. Me felicitan, piden hacerse fotos conmigo y yo listo estoy para la foto», dijo sonriente Subiaurt, al referirse a las muestras de cariño y admiración recibidas por parte del público.

Leonardo, según explicó Subiaurt López, fue un personaje que llegó sin esperarlo y con apenas 15 días de ensayo logró captar su interés. La contradicción propia del papel que debía asumir lo motivó a interpretarlo. Un personaje formal, serio, orgulloso de su masculinidad, mas, con una orientación sexual diferente, fue el reto que Viceversa puso en las manos del actor.

«Por supuesto, ante un personaje con las características de Leonardo, aparece la persona ríspida, que juzga y discrimina; pero siempre respondo que la vida es una sola y todos tienen total derecho de vivirla a plenitud. Otros afirman que el papel está muy bien defendido, lo cual agradezco pues como actor siempre queda la duda de si lo estaré haciendo bien», expresó acerca de la repercusión que ha tenido su más reciente personaje en los televidentes.

Testigo de ensayos y puestas en escena, ha sido durante años el hogar que, guiado por el deseo de convertirlo en un espacio de creación y disfrute del teatro, fabricó el también narrador. «Ensayo y hago puestas en casa, de hecho, di una función de Promesas allí. Los vecinos disfrutan cada presentación, al punto de preguntar en ocasiones: ‘¿Van a ensayar hoy?’. No me rechazan, muchas veces se sentaron en los portales para escuchar ensayos de cantantes de música lírica. Estoy en un proyecto de aprobar mi teatro sobre la peña que radica en mi casa.

«Los sueños van delante y los pies los siguen, los sueños no se pueden abandonar», recalcó el también director. A 38 años del comienzo de un camino entre luces, cámara y acción, Subiaurt afirma que no hay imposibles si se sueña alto y grande.

(Por: Flavia de los Ángeles Contreras Vega, estudiante del Colegio Universitario de Periodismo)

Lea también:



Recomendado para usted

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *