Martes, 24 de abril de 2018

Varadero: Ser de Arenas Doradas

Versión para impresiónVersión en PDF
Varadero: Ser de Arenas Doradas

Cuando la apuesta por la calidad resulta alternativa colectiva, seguro que la meta será cruzada, aseguran empleados del hotel Roc Arenas Doradas, uno entre el poco más del medio centenar enclavados en Varadero, playa recientemente elegida entre las diez mejores del mundo y el principal balneario de la Isla de Cuba.

 

Receptivo en los últimos años de más de un millón de visitantes extranjeros, el prestigioso destino se precia de contar en su batería de instalaciones con una como esta, que ya probó el sabor de la distinción Líder de la Calidad, el alto reconocimiento concedido por el Ministerio de Turismo (MINTUR) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Hotelería y el Turismo (SNTHT).

 

Perteneciente al grupo empresarial hotelero Gran Caribe, en la edición del 2016 el Roc Arenas Doradas fue distinguido con el lauro que recibiera durante las festividades centrales por el 4 de Marzo del 2017, Día del Trabajador de la Hotelería y el Turismo. Un año después del acontecimiento, allí mantiene el espíritu de permanecer en el camino de lo cualitativo. ¿Cómo lo consiguen?

 

Tres opiniones resumen una concepción muy vinculada con el sentido de pertenencia reinante entre sus empleados.

 

Osleydis Quevedo defiende la concepción de que lo decisivo es la óptima conducta colectiva para lograr éxitos.

 


Osleydis Quevedo.

La recepcionista Osleydis Quevedo está convencida de que el trabajador lo define todo. “Es él quien marca las buenas y malas experiencias. Y no se trata de actitudes personales que no hacen la diferencia. El desafío está en convertir lo individual en colectivo, que la gente entienda que uno solo no puede ser, que la fuerza radica en la unidad. Definitivamente uno solo no cuenta y eso tratamos de inculcar de manera cotidiana.”

 

A nadie se le ocurriría desestimar las consideraciones de una mujer ganadora de la condición de Líder de la Calidad en un puesto tan clave como el de la recepción, un sitio donde los huéspedes reciben la atención de una profesional que supera los 20 años de labor en el hotel del cual es fundadora.

 

“La superación constante, dominio de los idiomas inglés, italiano y ruso,  dedicarle entera pasión a lo que hago, es lo que me define e intento transmitir a base de ejemplo a mis compañeros.”

 

En coincidencia plena con la percepción de Osleydis Quevedo, el subdirector general, Vladimir Barreto Menéndez, agrega el término constancia a la forma en la que se estimula la búsqueda de la calidad como una práctica normal. 

 

“Desafío será siempre conseguir una alta calidad para poder tener un rendimiento que cumpla con nuestro objeto social de contribuir al desarrollo de Cuba”, afirma.  Sin embargo, reconoce, para llegar a ese peldaño corresponde a los dirigentes, a base de exigencia y ejemplo personal, crear las condiciones para satisfacer los planes y en ello mucho tiene que ver la preparación del  personal, la sistematicidad en el cuidado del producto turístico, su diversificación y actualización.

 

“Que anualmente crezcamos en  ingresos es respuesta al llamado de la máxima dirección del país de aportar a la economía cubana todo cuanto se pueda. En este sentido, la calidad es premisa para que los clientes siempre deseen retornar y para conseguirlo sentimos el inmenso orgullo de contar con un material humano muy comprometido y consciente de lo que representa.”

 

A juicio del español Agustín Saínz, director general, no hay resultado que se resista “cuando el personal es bien orientado, bien cuidado, siempre cogido de la mano con cariño y amabilidad y eso es lo que ha sucedido”.

 

Cuando el año pasado recibieron el diploma acreditativo de Líder de la Calidad, Saín declaró que los empleados  han sido capaces de hacer grande el hotel. “Hemos obtenido muchos premios en los últimos tres años porque nuestro lema es buscar la excelencia en cada servicio que realizamos, porque  la excelencia da reputación y la reputación trae clientes.”

 

Se regocijó en afirmar que “ha trabajado en cinco países y esta es la mejor experiencia de mi vida. Cuba tiene lo que ha perdido el resto del mundo, ese calor, ese cariño, esa amabilidad que nosotros echamos tanto de menos en el resto del mundo. Es un regalo estar aquí. Haciendo lo que me gusta, dirigiendo a grandes personas y en un hotel fantástico”.

 

Destacado durante el paso del huracán Irma y más aún en la etapa  recuperativa, la voluntad de conquistar nuevos lauros acrecienta el empeño de un colectivo que encuentra en el proceso de la Segunda Conferencia del Sindicato de la Hotelería y el Turismo y en el  XXI Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba motivaciones especiales para elevar los ingresos, la eficiencia y calidad en la prestación de los servicios. (Juanita Perdomo Larezada/Trabajadores. Fotos de la autora)

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Raúl Torres - Laureles y Olivos

MATANZAS-325.jpg

 

CANCIÓN OFICIAL

logo-elecciones-generales-2017-2018-750x470.jpg