Martes, 24 de abril de 2018

Matanzas necesita hoteles que luzcan, pero que vendan

Versión para impresiónVersión en PDF
Matanzas necesita hoteles que luzcan, pero que vendan

Matanzas y turismo de ciudad debieran converger tanto como que la noche sucede al día. Por mil razones, sin embargo, la urbe y el ocio no han podido enamorarse aún.

 

La idea me llega a la mente mientras leo esta nota: “La urbe de San Carlos y San Severino de Matanzas promueve el turismo de ciudad a través de la intervención de espacios públicos y construcción de hoteles, según explicó Leonel Pérez Orozco, Conservador de la Ciudad.”

 

La información, publicada en esta propia página, abunda en la intención de que “como parte del plan Matanzas 325… Los hoteles de ciudad es otro empeño que Matanzas tiene que lograr en esta carrera porque la ciudad sea visitada. Primero los hoteles van a estar ubicados en el centro histórico, ya tenemos el Velasco, un edificio insigne, se realizan labores constructivas en el Louvre y próximamente en el Yara”.

 

Dicho así, esbozado de esta manera, la pretensión suena en extremo seductora. Concentrar tres hoteles en el mismo centro citadino pareciera la solución para atraer mayor cantidad de visitantes a predios yumurinos y, para también, embellecer un entorno marcado hoy por el deterioro de instituciones públicas.

 

No será suficiente, en cambio, tener un trío de buen hospedaje cuando el que ya funciona no ha logrado consolidarse todavía. El Velasco es, por mucho, un hotel mustio, sin nada que lo distinga en oferta del resto de los que integran en Cuba la marca Encanto.

 

El hecho de que no esté tematizado, que no promueva iniciativas más allá de servir para lo que está concebido, cama y comida, lo desvalorizan al punto de que esta instalación de tránsito no siempre logra siquiera ocupar sus 17 habitaciones.

 

En los últimos días el hotel promueve, en unas letras a puntaje exagerado, una oferta de rebaja del 50 por ciento del costo de una habitación. “Solo por hoy” reza el cartel, aunque por una semana completa observé lo que a mi juicio es muy desacertado. Bajarle el precio a un producto es la opción más cómoda cuando se puede apelar a recursos para subir calidad, para añadir valores que refrenden una equilibrada relación calidad/precio.

 

No aprovecha el Velasco su privilegiada ubicación, entre la sala de conciertos White y el cine que comparte su nombre, espacios donde los fines de semanas promueven lo mismo una presentación musical que un show humorístico.

 

No aprovecha tampoco existir en la cuna del danzón, la rumba o el mambo, para “conquistar” clientes, motivarlos, atraparlos. Tampoco se les ha ocurrido a los directivos del Velasco crear el trago de la ciudad y que quien desee tomarlo acuda allí, a su barra.

 

No ha pensado el Velasco en ofertar lo que la ciudad misma no consigue. Si la urbe de Matanzas es en sus noches una ciudad dormida, que poco, muy poco ofrece a habitantes y transeúntes, bien pudiera la instalación ofrecerse como alternativa a esa propia carencia de divertimento.

 

Y ello es una pena para un colectivo de empleados muy profesionales, que encanta lo mismo con la atención que con la elaboración de sus menús.

 

Si esta suerte corre hoy el Velasco, habrá que cuidar al Louvre, en franca construcción, y al Yara, que será el próximo en padecer los problemas que hoy sufre su predecesor.

 

En una urbe como esta, pródiga en cuartos y hostales privados, bien merece la pena construir estrategias que distingan, que individualicen los diseños de ofertas de las instalaciones hoteleras, como caminos seguros para garantizar el cumplimiento de sus  ingresos de divisas, la misión primordial de estos sitios.

 

Ya se sabe, porque el Velasco lo enseña, que no basta con disponer de un hotel bonito, que adorne la ciudad. Se necesitan propuestas que encanten para que los turistas gasten lo que vinieron a gastar y el turismo sea lo que debe ser. Sostenible.  (Juanita Perdomo Larezada/Tomado de Radio 26)

 

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Raúl Torres - Laureles y Olivos

MATANZAS-325.jpg

 

CANCIÓN OFICIAL

logo-elecciones-generales-2017-2018-750x470.jpg