Miércoles, 25 de abril de 2018

Matanzas 325, la limpieza también cuenta

Versión para impresiónVersión en PDF
Matanzas 325, la limpieza también cuenta

Algunas de las avenidas de la ciudad de Matanzas reciben hoy ese impulso por devolverle la elegancia de antaño. Los grandes andamios situados a lo largo de la calle de Medio y el ajetreo en Narváez develan parte de las labores de reanimación del plan Matanzas 325.

 

Sin embargo, por más que se intente rescatar lo valioso del patrimonio material como elemento esencial de la imagen urbana, esta no solo abarca los antiguos edificios y construcciones, sino también las relaciones entre sus habitantes y las actividades que se desarrollan dentro de los espacios abiertos.

 

El entorno citadino muchas veces muestra un creciente deterioro debido a la falta de limpieza, lo cual lacera de manera significativa los incontables esfuerzos por hacer de Matanzas un lugar más bello y acogedor para sus pobladores.

 

Un vivo ejemplo de este fenómeno son los basureros en ciertas calles, incluso en esquinas de centros gastronómicos; y a la orilla del río Yumurí, que pese al dragado realizado con anterioridad, vuelven a “aparecer” y se mantienen allí detenidos en el tiempo como un elemento normal del paisaje.

 

Es cierto que en todos los espacios no encontramos un cesto donde arrojar los desperdicios y que a veces estos se acumulan en el barrio al dilatarse la recogida. Pero tampoco podemos cederle paso a la indolencia y crear una montaña de basura por elección individual en cualquier área.

 

Otro de los casos comunes tiene que ver con la pésima situación de algunas paradas de ómnibus, donde prima cualquier tipo de desechos sólidos, e incluso son empleadas como especie de urinarios colectivos.

 

Uno de los ejemplos de este lamentable panorama es la parada ubicada en la calle Navia, en la barriada de Versalles, sitio que rodeado de entidades estatales parece estar en tierra de nadie.

 

Ante esta situación surgen las interrogantes: ¿Dónde están los encargados de velar porque esto no ocurra? ¿Qué rol desempeñan las personas que frecuentan esos espacios?¿Quién debe contribuir a la cura definitiva de este mal?

 

Estas indisciplinas sociales en primer lugar son nocivas para el medio ambiente, atentan contra una cotidianidad más higiénica y ordenada, además de formar patrones que pueden marcar el actuar de generaciones venideras.

 

Aunque son muchos los defensores de la ética civil, parte de la ciudadanía vive mezclada a otras preocupaciones sin percatarse a veces de que no son simples observadores del mundo, en realidad tienen una incidencia directa en él.

 

Si pretendemos conservar el apelativo La Atenas de Cuba, dado a la ciudad de Matanzas en el Siglo XIX debido a su esplendor cultural, nos corresponde valorar más nuestras acciones. 

 

Hace más de cuatro décadas este semanario publicaba que los municipios matanceros recibieron la bandera Jardín I Congreso, al materializar aquel propósito de conservar limpios y atractivos pueblos y ciudades.

 

El artículo señalaba además que “ello es posible cuando esa necesidad se funde en la conciencia colectiva y se sistematiza como algo cotidiano. Se medirá nuestra ciudad como urbe culta, y cultos sus habitantes, por la calidad de la obra creativa de sus intelectuales, por la sensibilidad popular hacia esos valores. Y además, por otros pequeños gestos y acciones que reflejan el nivel educativo alcanzado por una sociedad humana”.

 

Entonces resulta preciso retomar ese propósito. Debemos preservar lo que hoy con tanto esfuerzo rescatamos y cuidar la imagen que brindaremos a los visitantes nacionales y foráneos.

 

Se trata de perfeccionar en algunos casos y crear en otros un sistema de higienización más eficiente, además de convocar al diálogo entre los vecinos y delimitar responsabilidades en el accionar de la ley. A ello se suma la labor de educación sobre todo con las nuevas generaciones.

 

Llegar al aniversario 325 de la ciudad el próximo 12 de octubre con un entorno más acogedor depende de todos nosotros, de la identificación con la ciudad y el barrio. Soñemos y materialicemos una Matanzas coherente con sus encantos naturales. Una urbe que honre ese apelativo de Atenas de Cuba.

 

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Raúl Torres - Laureles y Olivos

MATANZAS-325.jpg

 

CANCIÓN OFICIAL

logo-elecciones-generales-2017-2018-750x470.jpg