Viernes, 24 de noviembre de 2017

fidelito.jpg

Más que cunas y canastillas

Versión para impresiónVersión en PDF
más que cunas y canastillas

¡Está embarazada! La noticia se esparce y las llamadas se agolpan en el teléfono para felicitar a la futura madre por llevar en sus entrañas la semilla de un nuevo ser.

 

El milagro de la vida tiene esa magia de traer consigo una alegría que transforma el hogar y parece dejar en un segundo plano las tristezas.

 

Entonces, las abuelas y abuelos intentan predecir si será hembra o varón, mientras el vientre de la madre va creciendo poco a poco. Por supuesto, aparejado a ello comienzan las acciones para recibir al más joven integrante de la familia.

 

Para algunos, estos preparativos consisten en pintar la casa, terminar alguna obra constructiva, y empeñar hasta el último centavo en la más “flamante” canastilla. Otros dirán incluso, que no aceptan nada prestado, pues todo tiene que ser de estreno, a fin de cuentas “su bebé no es menor que nadie”.

 

0853004ff18924a7ff74ec5b91b283dc--ideas-para-pregnancy-calculator.jpg

 

De ahí que si uno procura atención, durante la espera para entrar a una consulta médica, se puede escuchar los comentarios de los familiares de las gestantes que presumen de tener el mosquitero más llamativo, el coche de mayor tamaño, las toallitas húmedas de mejor marca o los pañales con el bordado más fino de la provincia.

 

Sin embargo, ¿cuántas veces escuchamos debates acerca de cómo la familia se prepara para que el bebé nazca en un ambiente de estabilidad donde se garantice su desarrollo psicológico y afectivo?, ¿Cuántos comentan que los padres se han sentado a dialogar sobre el rol que deberán asumir en la educación de ese niño o niña y cómo el embarazo, lejos de distanciar a la pareja, debe unirla aun más en un mismo sentir?

 

Por supuesto, sería absurdo condenar a quienes procuran las condiciones esenciales para el bienestar del recién nacido, pero sí resulta oportuno reflexionar sobre la importancia de no dejarse llevar por una competencia absurda donde no solo se sufre cuando alguien te supera, sino que, sin darse cuenta, lo material figura como la única garantía de la felicidad.

 

Para nadie es un secreto que muchos padres enfrentan realidades como la convivencia intergeneracional, los salarios insuficientes para costear el precio elevado de las ropas y accesorios necesarios para el cuidado del bebé, entre otras preocupaciones.

 

No obstante, conozco personas que siempre han vivido con humildad y, a pesar de ello, recuerdan su infancia como la etapa más bella, donde nunca les faltó el cariño, la comprensión y la unidad de los familiares más cercanos. Mientras, otros que crecieron rodeados de juguetes modernos, zapatos de marca… llevan en su interior la huella de la soledad, la separación de los padres, el egoísmo.

 

 Se trata de no perder de vista lo realmente esencial ¡Qué bueno sería que a su llegada, el nuevo integrante de la familia se encuentre no solo un hogar renovado exteriormente, donde no falten pañales para arroparlo y una cuna que asegure su descanso; sino también una familia que ha preparado de antemano su alma para que durante el resto de su existencia conozca de cerca la bondad, el respeto; para que no le falten instantes de lecturas de cuentos antes de dormir, el abrazo cálido en medio del llanto y las palabras que le demuestren desde bien temprano, que como expresara Martí a María Mantilla, “quien tiene mucho adentro, necesita poco afuera”.

  

 

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

¿QUIERES VER UNA IMPRESIONANTE CIUDAD DE MATANZAS EN HD?

 

logo-elecciones-generales-2017-2018-750x470.jpg