Martes, 25 de abril de 2017

Higiene y salud, con un paso adelante

Versión para impresiónVersión en PDF
“En El Pekín, contamos de forma permanente con agua, detergente y cloro; además, cada plato es preparado a la orden del cliente”, comenta su administradora Bárbara Simón García.

 

“La señorita, el montecristo, la marquesita…” “Vamo´, el rico cake de chocolate…” vocean los pregoneros, coloreando la atmósfera sonora del barrio. En la esquina, las moscas revolotean sobre el basurero, que justo al mediodía despide un olor nauseabundo. Dentro de la casa, el jarrón con flores marchitas se sabe olvidado sobre la mesa…   

 

Aunque las medidas higiénicas resultan siempre imprescindibles, las características de la etapa estival –la elevada temperatura, que acelera la multiplicación de los microorganismos; la aglomeración de personas y el incremento de las lluvias- reclaman un reforzamiento de la higiene alimentaria, personal y ambiental.

 

MÁS CALOR, MÁS PELIGRO

 

Tradicionalmente en Cuba, con la llegada del verano, se acrecientan las enfermedades diarreicas y respiratorias. Este año aumenta el peligro, pues al calor se suma la situación epidemiológica global y nacional, con agentes biológicos como chikungunya, coronavirus MERS-CoV, dengue y cólera.

 

“En Matanzas, coinciden varios factores de riesgo. Por una parte, las antiguas redes de distribución de agua potable están deterioradas. Entonces, cada vez que se interrumpe el bombeo del acueducto, crea un vacío y, si hay un salidero, absorbe la suciedad. Por eso insistimos en que no se debe utilizar para beber el primer chorro que sale por la tubería”.

 

Así opina el ingeniero Juan Vicente Rodríguez Sarmiento, funcionario especialista de Salud Ambiental del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología de Matanzas (CPHEMM). Y agrega: “otro agravante reside en las elevaciones. Las precipitaciones arrastran los residuales largas distancias, lo que extiende la contaminación a las fuentes poco profundas”.

 

Además, a las dificultades económicas, que implican escasez de cestos en los espacios públicos, pocos vehículos para la recogida de basura y limpieza de las avenidas, entre otras, se suman la indolencia de los ciudadanos, reflejada en microvertederos, volcado de escombros, alcantarillas tupidas y patios enyerbados.

 

Los desperdicios domésticos muchas veces aguardan desde la tarde hasta la madrugada en medio de la acera y, en tanto, se descomponen, atraen plagas, producen fetidez. Para impedirlo, debe tenerse en cuenta el horario dispuesto por Servicios Comunales.

 

Al respecto, Samuel Prado Gutiérrez, director provincial, informa que “diariamente, se comienza en la ciudad de Matanzas a partir de medianoche, excepto Pastorita, la zona alta de Versalles y Peñas Altas, que empieza a las cuatro de la madrugada; en Cárdenas, desde las dos; en Perico, desde las cuatro y en el resto de los municipios, entre las cinco y siete de la mañana”.

 

“La recolección de desechos sólidos urbanos, el barrido de las calles y el aseo de las playas se mantiene estable, mas puede darse alguna irregularidad por roturas del transporte o indisciplinas de los trabajadores. La población puede dirigir sus quejas a nuestras oficinas en cada localidad”, agrega.  

 

Si bien esta empresa no cuenta con un cuerpo de inspección para aplicar acciones contra los infractores, el cuidado de la limpieza de las ciudades es un camino en dos sentidos, pues a todos afecta. Mientras, la proliferación de vectores, como mosquitos, preocupa.

 

“Hasta julio de 2015, se han detectado más de 5 mil 500 focos, superando en 2 mil al año anterior. Los territorios con mayor incidencia son Matanzas, Cárdenas y Jagüey Grande,” advierte la Dra. Silvia Isabel Domínguez León, vicedirectora de Salud Ambiental del CPHEMM.

 

EL AMOR ENTRA POR LA COCINA, ¿Y LOS VIRUS?

 

La vía digestiva es una de las principales formas de penetración  de patógenos al cuerpo humano. Por eso, “existen cinco reglas de oro para garantizar la inocuidad de los alimentos: la procedencia segura; la desinfección de manos, utensilios y superficies; impedir el entrecruzamiento; cuidar la temperatura de conservación y de cocción; y reducir el tiempo entre la elaboración y el expendio”, explica Domínguez León.

 

“El origen del producto debe estar certificado. En el caso del pan con minuta, muchas veces el pescado es atrapado en una laguna de oxidación; asimismo el helado, que ante la ausencia de leche, lo fabrican con arroz o le añaden hidrocarburos y otros elementos extraños”, señala Rodríguez Sarmiento.

 

Todos los manipuladores deben contar con agua corriente, cloro, detergente y jabón para lavarse las manos y para limpiar mesetas, utensilios, pinzas y paños. También, con hipoclorito para purificar la de beber. No debe conversar, toser o estornudar sobre la comida. El cobro le concierne a un ayudante.

 

Deben vestir un pulóver o blusa con la axila cubierta y mangas; recogerse el cabello y cubrirlo con un pañuelo o gorra y, los hombres, afeitarse el rostro. Las uñas largas, naturales o acrílicas, así como el esmalte, acumulan microbios; por tanto, se mantendrán cortas y sin pintura. Por la misma razón, se evitarán los anillos, relojes y pulseras.

 

“Cada alimento tiene cualidades diferentes y, por tanto, distinto tiempo de descomposición. Por eso, aun dentro del refrigerador, se mantendrán separados según su preparación: crudo, semielaborado, cocinado”, manifiesta el ingeniero José Luis Bello Bulit, funcionario especialista de Salud Ambiental del CPHEMM.

 

De igual forma, necesitan determinados grados de cocción o congelación, para eliminar bacterias específicas. Deben ser cocidos en el momento, sin exhibición prolongada. Preferentemente, luego de dos horas de exposición, deben descartarse; nunca reciclarse para el día siguiente.

 

MANO DURA, MANOS LIMPIAS

 

El CPHEMM posee la facultad exclusiva de otorgar o retirar la licencia sanitaria. “Aplicamos decretos leyes, materializados en las multas; paralizamos la venta, clausuramos, retiramos permisos y remitimos a fiscalía, en esa escala según el tipo de infracción”, argumenta Domínguez León.

 

Sin embargo, “la principal responsabilidad atañe al individuo. Le pedimos a la población que no compre si no se cumplen las condiciones sanitarias; deviene el mejor mecanismo de regulación. También puede denunciar las violaciones en la sección de Higiene y Epidemiología del policlínico correspondiente al punto de venta”.

 

“Existen comestibles que demandan extremo cuidado, como las salsas y las cremas. Por ejemplo, prohibimos vender ensalada fría aderezada con mayonesa casera, porque en esta se emplea el huevo crudo, mientras que en la industrial, se somete a un proceso de pasteurización”, detalla la Lic. Yadira Zayas Bazán Ávila, funcionaria especialista de Salud Ambiental del CPHEMM.   

 

Por similar causa, “los dulces con natillas y merengues solo se pueden adquirir en puntos fijos, con su refrigeración. El vendedor ambulante tiene licencia exclusivamente para las golosinas secas; si anuncia montecristos, señoritas y otros, infringe su permiso o actúa de forma totalmente ilegal”, aclara Domínguez León.

 

El Grupo Empresarial de Comercio se propuso igualmente fortificar para el estío el plan de sostenibilidad higiénica, asegurando que ningún establecimiento incumpla las normas cubanas e internacionales. Sobre el tema, especifica Maricel Rodríguez Casa, especialista de Ciencia, Tecnología y Medio ambiente en el centro:

 

“Garantizamos los recursos de los más de 50 quioscos emplazados en áreas de playa; químicos para las piscinas; insumos desechables; equipos eléctricos para la conservación. Nadie está autorizado a vender latas de refresco calientes o servir en vasos plásticos reutilizados. El consumidor debe exigir sus derechos”.

 

Ya se acercan los festejos populares en el municipio cabecera, que junto al calor, las lluvias y la afluencia de personas, esbozan un hosco escenario para el equilibrio de la higiene. Especialistas e inspectores triplicarán fuerzas para contener cualquier peligro, pero solo usted tiene la responsabilidad de su salud. 

Imagen de katherine.subiaut

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.