Viernes, 17 de noviembre de 2017

Diabetes mellitus: Síndrome de las cinco P

Versión para impresiónVersión en PDF
Diabetes mellitus: Síndrome de las cinco P

 

Por su rápido incremento, la Organización Mundial de la Salud calificó a la diabetes mellitus como una pandemia. Se estima que la dolencia aumentará en más del doble en 25 años y ya hoy la padece entre un 7 y 10 por ciento de la población del planeta.

 

En Matanzas, aunque la tasa de prevalencia supera  la cifra de 3.9 por cada cien habitantes, aun existe un considerable número de personas que portan la enfermedad pero lo desconocen.  En Cuba fue, en 2016, la octava causa de muerte en todas las edades, con 2 247 decesos.

 

De ahí la insistencia en la labor de pesquisa que debe realizar el médico de la familia, sobre todo en los grupos con factores de riesgo. Entre ellos, individuos obesos, quienes posean antecedentes familiares, mujeres con abortos espontáneos, diabetes gestacional e hipertensión.

 

ENFERMEDAD ENDOCRINO-METABÓLICA

 

Se trata de una enfermedad producida por la alteración del metabolismo de los carbohidratos, grasas y proteínas, que incrementa de manera excesiva el volumen de la glucosa en la sangre y a veces en la orina, originando complicaciones en distintos órganos del cuerpo humano. Las afectaciones más frecuentes son las cardiovasculares, renales, del nervio periférico y la retina del ojo.

 

Aquellos individuos a los cuales se les diagnostica la dolencia en las primeras etapas de su vida pertenecen al llamado grupo 1. La génesis de la misma se asocia a factores autoinmunes que provocan la destrucción de las células del páncreas encargadas de la producción de insulina.

 

Ellos, por tanto, precisan inyectarse todos los días. Al respecto, los facultativos insisten en refutar falsos rumores en cuanto a los daños que se atribuyen a la sustancia: Para nada resulta perjudicial a la salud del paciente e, incluso, la que se administra hoy es casi similar a la producida por el organismo humano.

 

En el grupo 2 se incluyen a quienes se les detecta el padecimiento, por lo general, después de los 40 años, momento en que por determinada causa sufren un fallo parcial de la secreción de la mencionada hormona. Existen, también, otras clasificaciones más específicas.

 

La metodología clásica la reconoce como el síndrome de las cinco P: poliuria (orinar mucho), polidipsia (sed continua), polifagia (constante hambre), prurito (picazón) y pérdida de peso.

 

Los criterios tenidos en cuenta por la Asociación Americana de la Diabetes para declarar a una persona como tal son los que siguen: dos glicemias en ayuna superior a 7,0 milimoles/litros,  una glicemia igual o superior a 11,1 mmol/L a cualquier hora acompañada de síntomas, o que este último resultado se presente a las dos horas de realizada la Prueba de Tolerancia a la Glucosa(PTG). Hoy día se considera como valor normal 5.5 mmol/L.

 

La obesidad es identificada como el factor de riesgo que con mayor frecuencia conduce a la diabetes. A ella suma el sedentarismo y los malos hábitos alimentarios. Por tanto, considera importante para su prevención y control asumir una dieta saludable, rica en frutas y vegetales.

 

BREVE HISTORIA DE LA DIABETES MELLITUS

 

En el papiro de Ebers, descubierto en Egipto y que data del siglo XV a. C., ya se describen síntomas que parecen corresponder a la diabetes. Fue Areteo de Capadocia quien, en el S. II de la era cristiana, le puso el nombre que en griego significa correr a través, refiriéndose a la eliminación exagerada de agua por el riñón. En esta época, Galeno también se refirió a dicha afección.

 

Ya en el siglo XI Avicena habla con clara precisión de la misma en su famoso Canon de medicina. Luego en 1679, Tomás Willis hizo una descripción magistral de la enfermedad, quedando desde entonces reconocida por su sintomatología como entidad clínica. Fue él quien, aludiendo al sabor dulce de la orina, le dio el nombre de diabetes mellitus (sabor a miel).

 

Años posteriores se continuaron realizando otros aportes muy valiosos, entre ellos, las clasificaciones. En la segunda mitad del siglo XIX el gran clínico francés Bouchardat señaló la importancia de la obesidad y de la vida sedentaria en su origen y marcó las normas para el tratamiento dietético, basándolo en la restricción de los glúcidos y en el bajo valor calórico de la dieta.

 

En 1921, los jóvenes canadienses Banting y Charles Best, consiguieron aislar la insulina y demostrar su efecto hipoglucemiante. Este descubrimiento significó una de las más grandes conquistas médicas del siglo XX, porque transformó el porvenir y la vida de los diabéticos y abrió amplios horizontes en el campo experimental y biológico para el estudio de la diabetes y del metabolismo de los glúcidos.

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

¿QUIERES VER UNA IMPRESIONANTE CIUDAD DE MATANZAS EN HD?

 

logo-elecciones-generales-2017-2018-750x470.jpg