Martes, 28 de marzo de 2017

Con responsabilidad y respeto: Forjando el mañana

Versión para impresiónVersión en PDF
Forjando el mañana

“Hombres recogerá quien siembre escuelas”, sentenció el Maestro, y la figura de Martí acude a la mente cuando se llega una mañana a la escuela primaria Abelardo Rodríguez Medero de un poblado apartado como La Lanza, al sur del municipio de Unión de Reyes.

 

Cada día sus aulas reciben a 80 estudiantes que cursan desde el preescolar hasta el sexto grado. El aprendizaje de los estudiantes recae en la labor de 17 docentes.  

 

Además de las seis aulas cuentan con un laboratorio de computación, y en los exteriores con varios canteros donde los pupilos cultivan hortalizas y van descubriendo la riqueza que provee la tierra. Aunque algunos quizás lo dominen ya de sus padres, porque en La Lanza abundan los agricultores.

 

MAESTRO DE VARIAS GENERACIONES

 

Cándido Ortega García lleva 46 años en el magisterio. Hace algunos años se jubiló, pero decidió regresar. Parte de los docentes de la escuela fueron sus alumnos, así como muchos de los padres de sus estudiantes de hoy.

 

Según sus palabras, el magisterio es una vocación y con los años y la experiencia se alimenta. “cada día de clases se cultiva ese amor, y con los años descubres que no te puedes alejar de una aula”.

 

A ello se suma el compromiso moral con la educación, compromiso que posee el verdadero educador.

 

Ha trabajado en todos los niveles de enseñanza, antes de jubilarse trabajaba en la dirección municipal de educación. Al retornar a las aulas decidió regresar a la primaria.

 

A diferencia de algunas personas de la tercera edad que prefieren la tranquilidad y el descanso, Cándido asegura que la calma es dañina, “aunque uno tenga años encima, mientras se está en movimiento se vence a los achaques de la edad. Si te sientas en un sillón por causa de los años, el tiempo te vence”.

 

Las premisas de su vida, según cuenta, son la responsabilidad y el respeto, valores que le inculca a los niños. 

 

En su retorno desechó de su vocabulario la palabra almanaque. Por esa razón se levanta cada mañana a las cuatro de la mañana, en Alacranes, para arribar a la distante escuelita. “Mientras me sienta con fuerzas permaneceré en un aula”.

 

COBERTURA TOTAL

 

Como jefa de ciclo del centro, Minerva Ponce Quintero es la encargada de velar por el fortalecimiento del trabajo metodológico de la escuela con la impartición de talleres metodológicos, clases instructivas.

 

También vela por la superación de los maestros para propiciar la formación integral de los estudiantes.

 

Como fortaleza menciona el estrecho vínculo entre los jóvenes maestros que se han incorporado, con los de más experiencia, lo cual favorece la armonía y la constante superación, esta realidad permite que el centro muestre orgulloso buenos índices académicos y la cobertura docente cubierta.

 

Pero más allá de números y cifras, lo que estremece en la Escuela Abelardo Rodríguez Medero es la entrega cotidiana y anónima de sus maestros y maestras, recompensada por el cariño de sus pequeños, crean así la combinación perfecta que construye hoy la Cuba del mañana.

  

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.