Martes, 23 de mayo de 2017

Campaña contra el Aedes aegypti: Pelea por tu salud y la de tu familia

Versión para impresiónVersión en PDF
Diversas generaciones integran el grupo de operarios que labora en el área de salud Cesáreo Sánchez en Pedro Betancourt, donde la campaña antivectorial deviene prioridad

I

El sonido de la bazuca resulta cada vez más cercano. Sin embargo, permanece en silencio, encerrado entre cuatro paredes a fin de hacerles creer que no hay nadie en casa, porque “eso de la fumigación es una molestia, siempre hay que limpiar todo y el olor a petróleo se queda impregnado en los rincones”.

 

II

“Hoy no puedo, tuve un día agotador”, las excusas llueven y se amontonan junto a la basura que ha ido adueñándose del patio. Así, la lluvia humedece trozos de cartones, y se acumula en latas, cascarones de huevos y envases vacíos. De nada valió la multa que los compañeros de la campaña antivectorial le impusieron durante la visita pasada…

 

¿Hasta cuándo se repetirán historias como estas?, ¿Conoce la población las consecuencias de contraer Dengue, Chikungunya o Zika?, ¿Se interioriza la necesidad de actuar de manera integrada para eliminar los criaderos? Estas y otras interrogantes surgen en medio de la lucha contra el Aedes aegypti, un contrincante difícil que se multiplica en más de un hogar.

 

En el municipio de Pedro Betancourt, la campaña antivectorial enfrenta un aumento del índice de focalidad desde el mes de abril de 2017.

 

MÁS CRIADEROS, MÁS RIESGOS

 

“No hemos dejado de tener focos en ningún momento del año. En mayo del 2016 solo se reportaron 10 y actualmente, aún no ha concluido el mes y ya suman 14”, afirma Rubén Rodríguez Orozco, jefe del departamento de Control de Vectores del área de Salud Cesáreo Sánchez.

 

En el municipio existen 12 715 viviendas que reciben las visitas de los operarios. No obstante, Rodríguez Orozco aclara que los pobladores tienen poca percepción del peligro que representa la proliferación del Aedes.

 

“Los microvertederos aparecen en cualquier lugar. Resulta preocupante también el número de casos de más riesgo como los ancianos que viven solos, las personas alcohólicas, los cuales tratamos de visitar con más frecuencia.

 

 

comparativa 2 virus_0.jpg

 

“La mayor cantidad de focos se localiza en el área de Salud de Bolondrón. Allí, los problemas con el abasto de agua torna la situación caótica sobre todo en la zona del cabaré. Cualquier vivienda alberga de 12 a 15 tanques. En la actualidad la cantidad de depósitos triplica a la existente hace solo unos años, sabemos que necesitan almacenar porque ese es el líquido vital para la vida, pero también lo es para el mosquito reproducirse.”

 

La situación se agrava cuando llueve, pues muchos colocan todo tipo de recipientes cerca de los aleros. A ello se suma la aparición de salideros por el deterioro de la red hidráulica.

 

“Otra de las dificultades está asociada a la fumigación. A pesar de que se indicó que diferentes organismos movilicen personal para que nos apoye, en la práctica no se cumple. Solo vienen uno o dos y ni siquiera se mantienen.

 

“La radiobatida consta de siete días. En los tres primeros se identifican los criaderos, se distribuye abate. Después, vienen tres días de fumigación y, el séptimo, es para recuperar todas las viviendas cerradas que quedan. Debido a que la fuerza no es suficiente, este periodo se alarga, por ejemplo, el 11 de mayo se comenzaron a fumigar focos notificados desde el 4”, asevera Rodríguez Orozco.

 

MALANGUITAS EN EL AGUA: ¡NO, NO, NO!

 

Así recuerda el operario Reniel Díaz Delgado el estribillo de una canción que tiempo atrás alertaba acerca de la importancia de colocar las plantas en tierra para evitar posibles criaderos de mosquitos. Han transcurrido varios años y aún algunos pobladores no interiorizan este mensaje.

 

“Encontramos criaderos en el hueco de los inodoros que no tienen tanques, en los desagües de los aires acondicionados, incluso hay quien coloca boniatos en agua para que florezcan y allí mismo hallamos un foco”, destaca Reniel.

 

Jorge Luis Sardiñas Hernández quien desde hace alrededor de 40 años trabaja en el control de vectores, expone cómo es preciso llevar a cabo esta tarea preventiva con rigor. “Estamos distribuidos por consultorios de forma tal que dominamos nuestras manzanas. No tenemos tantas viviendas cerradas como antes, uno aprende a identificar los sitios proclives a la aparición del Aedes aegypti”.

 

IMG_20170512_103005.jpg

 

Por su parte, Miguel Ángel Roiz Arencibia, supervisor del área de salud Cesáreo Sánchez en el territorio betancoureño, añade que desarrollar la educación sanitaria es uno de los deberes primordiales.

 

“Se trata de sensibilizar a la población y darle las herramientas para que nos apoyen.  Los instruimos acerca de las características de este mosquito semidoméstico, que convive con el hombre y les mostramos cómo evitar que se reproduzca”.

 

Indisciplinas, moradores que se incomodan tras la llegada de estos trabajadores, forman parte de los escollos diarios que deben sortear pero que como expresara el joven operario Randy Soto Hernández, no frenan el impulso de luchar por la salud del pueblo.

 

QUE RENAZCA LA TIERRA, NO EL AEDES

 

Quien dirige una mirada a la parte posterior del edificio 5, ubicado en la calle 10 de Pedro Betancourt entre 29 y 21, tal vez no logre imaginar que donde hoy crecen malangas isleñas, habichuelas, limones, aguacates, plátanos de fruta, plantas medicinales, clavelones y otros productos, una vez existió un microvertedero.

 

IMG_20170512_103633.jpg

 

José Medina Sanz y Mariluz Zamora González, conocen de cerca el milagro. Y es que este matrimonio, no solo involucró a los vecinos en la tarea de saneamiento, sino que ha convertido el espacio en un patio integral de referencia provincial y nacional.

 

“La idea surgió como parte del proyecto comunitario Mi barrio cambia, impulsado por la filial universitaria de Pedro Betancourt. No fue fácil eliminar todos los desechos acumulados, pero ahora los resultados son evidentes y siento satisfacción al ver cómo la tierra da sus frutos”, asevera Medina Sanz.

 

IMG_20170512_103709.jpg

 

Mientras, su esposa añade que como presidenta del CDR José Martí en cada reunión exhorta a los vecinos a no arrojar basura y a abrir sus hogares para que se lleve a cabo la fumigación.

 

Efectuar el autofocal cada siete días, rescatar los dúos focales que funcionaban en los CDR, forman parte de las acciones que deben fomentarse en cada área de salud del municipio.

 

“Otra de nuestras metas es lograr que 100 por ciento de los depósitos tengan contenedores de abate, los cuales consisten en un pomo plástico al cual se le echa 20 gramos de este producto (medida para un tanque de 200 litros) y se le abren dos agujeros de modo que la larva pueda comer esa sustancia”, explica Rodríguez Orozco.

 

El Aedes aegypti no está distante. No solo se corre el peligro de sentir su molesta picadura, sino también de que con ella se expandan virus capaces de colocarnos al borde de la muerte. Ante esta amenaza, la unidad y el respaldo a la prevención son la única alternativa, esa que llega de la mano de los operarios de control de vectores y que a diario ratifica lo expresado por Rubén, “lo único que puede acabar con este mosquito, es la mano del hombre”.

 

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

1ro de Mayo en Matanzas

 

Encuesta

¿Qué crees de las obras de restauración en la ciudad de Matanzas?