Jueves, 21 de septiembre de 2017

Matanzas: El París de Cuba ( Parte I) (+ Galería)

Versión para impresiónVersión en PDF
Puente conocido como La Concordia en la barriada de Versalles

 

 

“Todo hombre tiene dos países, el suyo y después Francia.”

Henri de Bornier (1825-1901)

 

Matanzas y París, dos ciudades separadas por el Atlántico, distantes una de otra por cientos de millas y sin embargo tienen algo más en común que sus bellezas naturales. Matanzas acogió y abrigó en su seno, desde épocas pasadas, a hijos de la tierra de Víctor Hugo. Aquí dejaron los parisinos su impronta haciendo posible que no solo nos una el hecho de contar con nombres en común: París, Louvre, Concordia o Versalles. Entonces ¿quién pone en duda la huella francesa en nuestra matanceridad? 

 

Desde el siglo XVI existe constancia de la presencia francesa en la ciudad de Matanzas. Muestra de ello se evidencia en las construcciones, no solo por el estilo neoclásico de algunas de ellas, sino además porque fueron diseñadas y/o construidas por arquitectos franceses. Hoy esas obras son mudo testigo de ese lazo que une a ambos pueblos. Relación que se ha mantenido por más de cinco siglos.

 

A Matanzas se le conoce por alrededor de setenta sobrenombres pero ninguno de ellos hace referencia o establece una similitud con la capital francesa. Es por ello que el presente trabajo pretende navegar a través de la historia para demostrar que a pesar del inmenso Atlántico que nos separa, París y Matanzas son ciudades con muchos aspectos en común, siendo imposible hablar de la ciudad sin tener en cuenta la huella francesa en nuestra identidad, por eso me atrevo a decir que un sobrenombre que nos haría justicia es: Matanzas, el París cubano.

 

 

Se tiene constancia que desde el año 1537 los marinos franceses rompieron el dique del aislamiento internacional de Cuba, estableciendo las primeras conexiones entre extranjeros y colonos de la isla. Alonso Suárez de Toledo durante más de cinco lustros estuvo abasteciendo de maíz, carne, casabe, cuero, sebo y miel a los corsarios franceses.

 

El 15 de diciembre de 1576, el barco francés El Príncipe, ancló en la bahía de Matanzas. Una parte de su tripulación navegó por el río San Juan hasta las propiedades de Suárez de Toledo para abastecerse de productos. Este hecho originó tal escándalo que llegó a oídos de Carlos I lo cual hizo que, el monarca español, actuara con el fin de suprimir el amparo y acogimiento brindado en Matanzas a enemigos de su imperio.

 

Para el siglo XVIII Matanzas es una ciudad moderna, abierta al mundo y que muestra un incipiente crecimiento poblacional. Con el fin de mensurar tierras acuden a nuestra urbe los agrimensores Luis Lamar Govín y el francés Miguel du Brocq y Lesspes. 

 

A finales del propio siglo, exactamente el 14 de julio de 1789, ocurre un hecho que marcaría el destino de los pueblos del mundo, nadie como Víctor Hugo ilustraría mejor su influjo: ¨…con la inspiración de sus pensadores y poetas se han formado desde 1789 todos los héroes de todos los pueblos¨ y consideraba que el ¨4 de agosto disuelve en tres horas  miles de años de feudalismo.¨

 

Sin dudas avala para la posteridad la trascendental importancia de la Revolución Francesa, la cual marca un hito en la historia universal y  por supuesto esta influencia no deja  huérfana a los cubanos.

 

Muestra de ello, se aprecia en nuestros símbolos patrios. Dos de estos diseñados por el matancero Miguel Teurbe Tolón. La Bandera de la Estrella Solitaria, para su diseño tuvo en cuenta plasmar no solo las ideas de libertad sino también las de igualdad y fraternidad que inspiraron a la Revolución Francesa, los colores azul, rojo y blanco se asocian al tríptico francés antes mencionado.

 

En el diseño del escudo aparece un gorro frigio de color rojo, emblema adoptado por los revolucionarios franceses.

(Por Brian Pablo González Lleonart, estudiante de Periodismo)

 

 (Continuará)

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

¿QUIERES VER UNA IMPRESIONANTE CIUDAD DE MATANZAS EN HD?