Lunes, 24 de abril de 2017

Desde Varadero: Al Capone nunca estuvo en su casa

Versión para impresiónVersión en PDF
El restaurante Casa de Al, en el afamado polo turístico cubano de Varadero, basa su concepción en la figura de Al Capone; sin embargo, no existen pruebas de que el mafioso haya visitado alguna vez el célebre balneario

 

Unas semanas atrás, cerca del Faro de Maya, a una veintena de kilómetros de Varadero, tres autos de renta se detuvieron. Uno de sus conductores, con acento extranjero, pidió información: «Por favor, dónde queda la Casa de Al Capone».

 

Sabíamos de ese sitio, el restaurante Casa de Al, en Avenida 1ra. del reparto Kawama, pero ese hecho nos llamó la atención. Nos preocupó que en cualquier momento le pusieran a otra instalación el nombre de algún personaje negativo de la historia, como bien pudiera ser el de los mafiosos Meyer Lansky o los hermanos Silesi, el mismísimo Fulgencio Batista y su jefe de ejército general Francisco Tabernilla Dolz, o Pilar García, por solo citar algunos de los mal recordados hombres, que visitaban con frecuencia el balneario y fueron propietarios de residencias allí enclavadas.

 

Ese inmueble en particular fue propiedad del coronel Eugenio Silva Giquel. Es una construcción hermosa, encima de la playa, de cantería, hormigón armado y madera. Como edificación sentó las pautas de la modalidad de los muros de canto a vista. Sobresale por el énfasis otorgado al valor plástico de los volúmenes. En su interior destacan las galerías de bajo puntal y recios arcos de medio punto, con balcones y ventanas con persianas.

 

La Casa de Al Capone

Esta casa fue propiedad del coronel Eugenio Silva Giquel. Foto: Heidi González Arango

 

Desde 1978 hasta 1984 sus habitaciones fueron utilizadas como oficinas de la naciente Escuela de Iniciación Deportiva Luis Augusto Turcios Lima. Luego, fue propiedad del Ministerio del Turismo (Mintur) hasta que heredó su administración, con nombre incluido, el Grupo Extrahotelero Palmares.

 

Con respecto al apelativo del sitio nos han asaltado muchas dudas, desde quién decide el nombre de las instituciones hasta la impunidad con que ha sobrevivido el de esta, que muchos extranjeros visitan por curiosidad y adonde otros acuden exaltados para recordar e idolatrar al famoso gánster.

La ficha técnica de la Oficina de Patrimonio provincial señala que el inmueble, hoy restaurante Casa de Al se construyó en la década de 1930 y fue una de las primeras viviendas del reparto Kawama. Para esta fecha ya Al Capone estaba encarcelado.

La Casa de Al Capone
En el restaurante da la bienvenida una foto gigante de Al Capone.
Autor: Heidi González Arango

En la actualidad, en los jardines de la entrada permanece moldeada en concreto una pésima «réplica» de un auto de los que usaba el mafioso por los años 1920. Ya en el portal, da la bienvenida una fotografía a tamaño natural de Al Capone vestido de traje negro y mordisqueando un tabaco, quizá un puro cubano.

 

En las paredes están colgados varios cuadros con fotos y datos biográficos del personaje, además de fotocopias de artículos de la prensa. En su interior, a la izquierda, está el Bar Capo, cuyo letrero cuenta con una imagen del mafioso; y, a la derecha, se aprecia otro retrato en una de las paredes del salón principal.

 

DISTORSIÓN HISTÓRICA

 

En una crónica publicada en este diario, el periodista Ciro Bianchi recrea la estancia de Al Capone en La Habana, en 1928, para supervisar la compra de alcoholes que se introducían de contrabando en Estados Unidos: «Capone daba muestras de una afición por las mujeres y de un delirio por la publicidad impensable en un mafioso. Gustaba que se hablara de su persona y se repitiera su nombre. En el Hotel Sevilla, de La Habana, se dice, alquiló todo un piso para él y su comitiva de guardaespaldas y consejeros».

 

A la luz de esta publicación, parece improbable que Al Capone haya conocido la playa azul. Todo indica que un personaje tan dado a la publicidad y a la exaltación de su propia leyenda, difícilmente dejaría pasar la oportunidad de que se mencionara su estancia en esa región turística.

 

«Que yo sepa, Al Capone nunca estuvo en Varadero, lo de su casa fue algo que alguien inventó para vender ese sitio al turismo», refiere el investigador cardenense Ernesto Álvarez Blanco, experto conocedor del nacimiento y desarrollo de ese balneario, además de un escudriñador de las decenas de personalidades que se deslumbraron con su hermosura.

 

«El nombre fue puesto hace tiempo. El ambiente es tal como si de verdad Al Capone hubiese estado allí y eso no es real; no existe referencia de que estuvo en Varadero», afirmó Bielka Cantillo, directora del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, mientras enfatiza a JR que es bueno el estado de conservación del inmueble, que ha sido poco transformado y posee primer grado de protección.

 

La Casa de Al Capone

 

«Si ahora a un lugar con valor patrimonial se le va a realizar algún cambio de uso, de restauración, la Oficina del Plan Director de Varadero solicita las regulaciones patrimoniales y se revisa todo, hasta el nombre, para que represente auténticamente los valores de la cultura de Varadero», precisa Bielka Cantillo.

 

«Las personas que visitan nuestro país se encuentran un lugar como este que no se promociona por sus valores arquitectónicos ni históricos; y con un nombre que no tiene nada que ver con nuestra historia ni identidad, hay una distorsión histórica y las personas después transmiten algo que no es verdadero», añade la especialista.

 

Desde el 2012 se han consolidado más las relaciones entre el Mintur, la Oficina del Plan Director de Varadero y el Centro Provincial de Patrimonio, agrega Bielka. Al preguntársele por los requisitos para ponerle a una institución algún nombre, como por ejemplo el hipotético de Meyer Lansky, la especialista acotó que se analizaría, pero que, por supuesto, no estarían de acuerdo con eso.

 

«En el patrimonio trasciende lo que desde el punto de vista histórico tiene un valor con el cual las personas se identifican y que va hacia lo positivo, lo que representó una personalidad de la cultura o la historia; pero normalmente en ninguna parte del mundo se presentan lugares asociados a personalidades negativas. Habría que ver con qué idea se identificó así ese restaurante, pero realmente no se sustenta en nada sólido, porque esa no fue su casa; sería preferible que le hubiesen puesto la Casa Giquel, que sí fue su dueño, y que tuviera fotos de época y de esa familia, con un interés desde otro punto de vista», resume Cantillo.

 

Al no existir referencias históricas, se deduce que Al Capone no estuvo en Varadero, pero si se demostrara lo contrario, pensamos que tampoco justificaría que una instalación lleve su nombre.

 

Sin dudas, es un análisis en el cual se enfrenta la defensa de la cultura contra mantener el nombre de un sitio turístico ya establecido en el mercado y comercializado internacionalmente.

 

UN NEGOCIO REDONDO

 

Al finalizar la década del 30 del siglo XX, se inicia la parcelación del reparto Kawama, en terrenos de la propiedad del coronel Eugenio Silva.

Durante los últimos años de esa década y el transcurso de la del 40, adquieren varios lotes en este lugar el Marqués de Valle Siciliana, los Tarafa, y Edmund Chester, biógrafo del dictador Fulgencio Batista.

 

Según los investigadores Ernesto Álvarez Blanco y Teresa Iglesias Oduardo, autores del libro Varadero: De caserío a centro turístico de relevancia nacional e internacional (1883-1958), las operaciones de compra–venta de los lotes parcelados en la zona de Kawama adquirieron mayor fuerza a partir del 10 de julio de 1942, fecha en que la Compañía Silva Residencial S.A. inició oficialmente sus actividades comerciales. El negocio para el coronel Eugenio Silva fue redondo: el metro cuadrado que había adquirido en 1931 a razón de cinco centavos ahora lo vendía a más de diez pesos en el área destinada a los nuevos repartos Silva Residencial y Residencial Kawamita.

 

Muchos ricos construyeron residencias y adquirieron propiedades allí, como el magnate azucarero Julio Lobo, Pilar García, el empresario radial Goar Mestre, el millonario y farmacéutico Sarrá, el tirano Gerardo Machado, el dictador Fulgencio Batista, el general Francisco Tabernilla Dolz, jefe del Ejército batistiano; Ramón Grau San Martín, y otros importantes representantes de la política, el ejército, el comercio, la industria y la burguesía nacional. (Hugo García--Juventud Rebelde)

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.