Jueves, 23 de febrero de 2017

Che Guevara

Versión para impresiónVersión en PDF
Che Guevara

 

Entiendo que los humanos en ocasiones necesitamos aferrarnos a algo para evadir la dura realidad; quizás a ello se deba su santificación en la Higuera, y hasta las plegarias de un campesino boliviano para que interviniera ante la desaparición de su vaca.

 

Muchos encontraron cierto paralelismo entre la vida del cubano-argentino y la de aquel que según dicen bajó de los cielos para salvarnos. Pero el Che no necesita templos, renegó de todo lo que subyugara a los hombres. No nos enseñó a poner la otra mejilla después de la agresión, nos enseñó a combatir.

 

Cada mañana me encuentro con su mirada desde una pared de mi cuarto, pero no le rezo, porque su verdad ya me fue revelada en sus libros, y en su existencia consecuente al frente de una guerrilla o desde una fábrica.

 

Una noche mi subconsciente me jugó una mala pasada. Después de observar una entrevista realizada al Che Guevara en los años 60, le soñé sentado en un sofá con su uniforme de campaña, como mismo lo había visto en la televisión.

 

En mi sueño yo le observaba sin saber qué decir. Desde entonces esa idea viaja conmigo siempre, qué le diría al Comandante guerrillero.

Hoy le expresaría que muchos jóvenes le llevan como prenda y amuleto, pero no siempre actúan como él; algunos, en cambio, sí van con su foto conscientes del gran hombre que fue, como meta trazada para lo que pueden llegar a ser.

 

Le diría también que siempre le veo en las protestas de los más humildes, esos por los que él luchó. Al parecer su rostro insufla valor y los pobres nunca le olvidan. Le confiaría, con la voz entrecortada, que le reprocho a la vida no haberme parido antes para acudir a aquella selva, y detener aquellas balas.

 

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.