Miércoles, 25 de abril de 2018

Aquella gesta del 9 de abril

Versión para impresiónVersión en PDF
Aquella gesta del 9 de abril

 

Entre los centenares de matanceros que transitan a diario por la esquina de Dos de Mayo y Contreras,  existen algunos que no conocen la historia de este lugar tan vinculado con la huelga del 9 de abril de 1958 que estremeció a toda la Isla.

 

Sin embargo, el conocedor, al ver los muros del antiguo Instituto de Segunda Enseñanza, no puede evitar transportarse a ese año cuando la lucha en el llano se agudizaba y numerosas acciones eran ejecutadas a lo largo y ancho de Cuba, mientras en las montañas orientales nuevos triunfos guerrilleros auguraban el fin de la tiranía.

 

Fue en ese momento en el que la dirección del Movimiento 26 de Julio en el llano decidió que existían las condiciones para convocar al pueblo a una huelga general con el objetivo de derrocar a la dictadura.

 

Por tal motivo y tras algunos meses de preparación, a las 11:00 a.m. de aquel día, algunas emisoras de radio interrumpieron su programación habitual con una consiga: “¡Atención, cubanos! ¡Atención! Es el 26 de Julio llamando a la Huelga General Revolucionaria. ¡Adelante cubanos! Desde este momento comienza en toda Cuba la lucha final que solo terminará con el derrocamiento de la dictadura...”

 

Había comenzado la Huelga General del 9 de abril, la acción armada simultánea de mayor relevancia llevada a cabo en las ciudades y un paso más hacia el derrocamiento de la dictadura.

 

La Habana, Pinar del Río, Camagüey, Manzanillo, Bayamo, Santiago de Cuba y la heroica Sagua la Grande se vincularon al llamado con un derroche de valentía y coraje. Y Matanzas, siempre rebelde, también jugó un papel vital en esta gesta.

 

Ese día en la urbe yumurina fue Enrique Hart quien, con el apoyo de un revolucionario y un trabajador de la emisora, asaltó Radio Tiempo y lanzó la convocatoria movilizando a todos los matanceros.

 

Durante unas breves horas fueron saboteados varios objetivos en la zona industrial de Versalles, en tanto se produjeron paros en algunos centrales e incluso los henequeneros tomaron medidas en plantaciones cercanas a Varadero. Y no fueron los únicos.

 

Otros revolucionarios que actuaban en los alrededores de Cárdenas asaltaron la cordelera de la finca La Fe, y ocuparon armas. Los obreros agrícolas de diversas zonas paralizaron sus labores y en Pedro Betancourt una manifestación de miembros del Frente Cívico de Mujeres Martianas desfiló hasta el busto de Martí situado en el parque del pueblo.

 

A pesar de las acciones simultáneas, en Cárdenas fue donde la huelga se pudo mantener por más tiempo y se lograron hacer más operaciones. En tanto en la cabecera provincial, ya sobre el mediodía era evidente el fracaso, al igual que en otras localidades del territorio.

 

En este clima algunos miembros del grupo de militantes del Movimiento 26 de Julio, que habían actuado en la zona industrial, fueron alcanzados en esquina de Dos de Mayo y Contreras al retornar al centro de la ciudad para apoyar a otros combatientes.

 

Frente a este céntrico lugar y ante los transeúntes, entablaron un desigual enfrentamiento con una patrulla de la Policía, en el que cayeron José Antonio Pérez Vidal y sus compañeros de lucha, Julio Ruffín Hoyos y Juan Ripoll García.

 

Tras esta masacre y a pesar del heroísmo desmedido, la huelga fracasó al no lograrse una correcta coordinación con otras fuerzas revolucionarias, como había orientado Fidel.

 

Pero más allá del fracaso y la posterior represión, cual si la sangre derramada por el casi centenar de muertos por toda Cuba fuera abono, el movimiento insurreccional llegó a una nueva etapa de desarrollo y el curso de la lucha armada en Cuba cambió radicalmente, permitiendo solo algunos meses después hacer huir a Batista y declarar a la Patria, libre, independiente y soberana.

 

Por eso, ahora en el presente, el orgullo de los matanceros prima al recordar aquella gesta del 9 de abril y leer sobre la esquina de Dos de Mayo y Contreras: “Juan Ripoll García. Julio Ruffín Hoyos. José Pérez Vidal. Combatientes heroicos asesinados en la gesta revolucionaria del 9 de abril de 1958. El pueblo eternamente los recuerda”.

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Raúl Torres - Laureles y Olivos

MATANZAS-325.jpg

 

CANCIÓN OFICIAL

logo-elecciones-generales-2017-2018-750x470.jpg