Domingo, 27 de mayo de 2018

Víctor Mesa entre dos fuegos

Versión para impresiónVersión en PDF
Víctor, el de siempre, mediático.

 

Una vez más el otrora destacado pelotero Víctor Mesa ocupa su lugar en páginas deportivas. No desea perder tales espacios, conquistados a fuerza de rendimiento ofensivo y defensivo, pues como director quedó por debajo de sus aspiraciones: jamás conquistó el título en 14 intentos.

 

Sumar a tales malogradas intenciones de escalar lo más alto del podio en 14 Series Nacionales de Béisbol, las “majaderías” en el terreno, que le causaron varias expulsiones, lo que por momentos opacó la estrella que siempre fue en el terreno guante y bate en ristre, además de su alegría e inteligencia para jugar, con esa rapidez que lo llevaron a ser el “rey” del robo de home, con ocho estafas.

 

Sin embargo, en los últimos días vuelve a la palestra por dos hechos que recorren el país y allende sus fronteras: su renuncia a continuar por segundo año como mentor de los Leones Industriales, luego de incursionar seis veces con los Naranjas de Villa Clara y siete con los Cocodrilos de Matanzas, y por la partida al exterior de sus hijos Víctor Víctor, y Víctor Jr.

 

En este mejunje de hechos no se sabe, a ciencia cierta, si ambos acontecimientos se ligan por alguna parte, porque por su carácter férreo como persona no es muy difícil suponer que sus hijos tuvieron el consentimiento de él para abandonar a su Patria y el béisbol cubano en busca de la Gran Carpa, como llaman a las Grandes Ligas de Estados Unidos.

 

Lógico, es humano, aspirar a escalar cuando se tienen cualidades para hacerlo.

 

Si bien bueno es conocer si, en ese último aspecto, el mayor de los hermanos se halla físicamente en condiciones de responder al entrenamiento y juego que caracteriza a la pelota profesional estadounidense, debido a sus dolencias, sobre todo en las piernas, que lo separaron de las SNB en numerosas ocasiones.

 

En cuanto a lo de no querer seguir con Industriales porque, dijo él, no lo tuvieron en cuenta a la hora de conformar las nóminas de los equipos Occidentales, Centrales y Orientales que participan en la Serie Especial, ni en otras selecciones recientes, se considera que quienes dirigen esta disciplina en el país realizaron un profundo análisis antes de dar a conocer los directivos de cada elenco.

 

Puede Víctor tener su criterio, pero, pensó él en cuantos directores participantes en la última contienda nacional quedaron fuera de estos equipos y ninguno, que se conozca hasta el momento, renunciaron a continuar como formadores de peloteros de sus respectivas provincias, y algunos de ellos con historiales bien reconocidos, aunque no citaré nombres para no herir los sentimientos de quienes deje de fuera.

 

Recuerdo cuando en el último juego de la llamada Explosión Naranja con los Cocodrilos de Matanzas, este manifestó que no jugaría por el momento, que prefería tomarse un descanso y luego decidiría qué hacer, si dirigir de nuevo o ingresar a una academia de béisbol, como la del histórico estadio Palmar de Junco, para enseñar a los jóvenes talentos.

 

Y cuál no sería la sorpresa para los aficionados cuando apenas unos meses después aceptó la franela de Industriales, obviando lo dicho, e incluso su primogénito Víctor Víctor también nos dijo que seguiría con el Matanzas y unos días después pintó de azul su casaca. Por lo que no es creíble ni seguro cuanto diga, y deberá esperarse, ya sin sorpresa alguna, que tome otros derroteros, cualquiera que sea, porque todo puede pasar, como no pocos esperan.

 

Lástima que un hombre que dedicó su vida al deporte nacional, que pasó por encima de numerosos detractores que consideraban incluso ‘payasadas’ sus colosales atrapadas en el jardín central, o cuando, como mentor, dentro y fuera del terreno, enfureció porque no se hizo lo que él deseaba. Como en aquella ocasión en que este  redactor configuró una posible alineación inicial y no incluyó a su hijo mayor, al tomar en cuenta su seria lesión en una de sus piernas.

 

También las oportunidad en que arrojó arena a los pies de un árbitro, o provocó una reyerta en el hotel capitalino donde de alojaba, de conocimiento público. Sin embargo, pasó sobre todo ello, continuó como DT de los Leones, y la admiración y respeto no decayeron, cuando hubo opiniones encontradas a todos los niveles.

 

No hay que olvidar el apoyo que el brindaron los aficionados matanceros por su protagonismo en el béisbol local: llevarlo al podio, traída la TV al Victoria de Girón, que se saturó en esos siete años, en los que convocó para acá dos Juego de las Estrellas actuales y veteranas. y aunque crecieron las inconformidades con él por determinadas razones al decidir jugadas, se impusireon agradecimiento y reconocimiento.

 

No pocos opinan que Guillermo Heredia, Omar Estéves, Moisés Esquerré y algunos otros peloteros jóvenes se perdieron por la poca oportunidad que se le dio, al menos a la altura de que le dieron a Víctor Víctor cuando comenzó con 16 años y lo adueñaron del jardín central, en detrimento de otros, que se ‘forjaron’ sobre el banco durante años, hasta que decidieron abandonarnos, como lo hicieron ahora los hermanos Mesa.

 

La inmensidad de Víctor Mesa Martínez como pelotero está más que demostrada, y también como mentor aunque no alcanzara el título con villaclareños, matanceros y capitalinos, porque por lo general realizó un buen papel, pues sus problemas estribaron en lo personal, y algunas decisiones con las cuales hubo sus diferencias, pero, como bien se dice, toda la gloria cabe en un grano de maíz, que puede fermentarse si, al final, se tuerce el camino, de cualquier forma.

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Identifican Segunda Caja Negra de accidente aéreo en La Habana

Raúl Torres - Laureles y Olivos

MATANZAS-325.jpg

 

CANCIÓN OFICIAL

logo-elecciones-generales-2017-2018-750x470.jpg