Sábado, 16 de diciembre de 2017

Los tiempos cambian… y ¿las modas?

Versión para impresiónVersión en PDF
Los tiempos cambian… y ¿las modas?

 

Como reza la experiencia del arte, el secreto está en encender una vela en la oscuridad, para que todos vean su luz: Basta que la extravagancia surja en cualquier horizonte para que la imitación gane imperios.

 

Las clásicas dimensiones de tiempo y espacio no son impedimentos para la pandemia y por lo común siempre hay una tendencia a las formas prístinas de la comunidad. ¿Ejemplo?, el tatuaje, que hoy es una verdadera revelación, con ribetes algo teológicos, retomado de ancestros en todas las latitudes. Su empleo ha sido múltiple, hasta llevarlo a los cuadrúpedos. Porque la calidad de la marca es indiscutible.

 

Los peinados son todo creación en el “sexo débil” –entrecomillado porque la Real Academia de la Lengua Española incluirá una marca de uso que dirá “con intención despectiva o discriminatoria”-; pero en la parte opuesta de la genética constituye un desafío para los volúmenes, las estructuras y algo más para allá, despertar emociones como las grandes obras de Miguel Ángel o el Dante.

 

Póngase en cualquier mirador de la ciudad para que se nutra de variedades de estilos, todos con un concentrado en la antigua cocorotina de abuelos hasta los más sinuosos meandros que hacen enrojecer de aspiraciones al Mississipi, al Nilo o el Amazonas. No importa si la cuchilla del barbero se desvió, lo más importante es lo abstracto de la línea craneal.

 

Pero los tiempos cambian, como expone el título de estas líneas y las modas con él. Hay que arreglarse las cejas y colocar pendientes con los aditamentos persings en las orejas. “Los fuertes” no pueden ir detrás de la parte débil del universo. Es algo parecido a usar gafas oscuras en cualquier espectáculo de la Televisión, sea con la oscuridad del fantasma de la ópera. Y estos usos son precisamente eso: usos. Cada época ha tenido los suyos y para el momento han sido los mejores y lo otro son arcaicos.

 

Los cambios y las modas llegan a todas las artes, si no veamos la música y los bailes: ayer fue el vals de Straus, la danza, el pasodoble, el danzón, el bolero y hasta el más pegadito chachachá. Ahora el reggaetón y monorritmos, acompañados de movimientos  pélvicos con saltos acrobáticos.

 

Así las cosas, así los gustos que es lo más importante para las generaciones que gusten de este “progreso” y “desarrollo” de la estética en todos sus componentes.

 

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Raúl Torres - Laureles y Olivos

 

logo-elecciones-generales-2017-2018-750x470.jpg

Encuesta

Tras la inclusión de Góngora, ¿cómo reforzarías a los Cocodrilos rumbo al play-off de la 57SNB?