Martes, 23 de mayo de 2017

Desde Ciénaga de Zapata: Hombres de fuego

Versión para impresiónVersión en PDF
En la Ciénaga existen dos tipos de incendios, el superficial y el subterráneo, siendo este último el más peligroso y devastador

 

-¿Dónde es el incendio?- le preguntamos a Pedro Bouza al conocer que desde hace días la candela consume una porción de la Ciénaga.

 

-En los Arroyones, salgo para allá en unos segundos. Solo vine para puntualizar algunas cosas en la empresa -responde.

 

Los segundos se vuelven minutos. Transcurrido algún tiempo aparece un vehículo a gran velocidad. En él viaja Pablo Bouza, director de la Empresa Forestal Integral Ciénaga de Zapata (EFI).

 

Desde hace varios días intenta sofocar un incendio que daña la zona occidental del Humedal, próximo a Santo Tomás. La cuadrilla de hombres de la EFI y el destacamento de Guardabosque no cejan en sofocarlo, pero el combate no es nada fácil, se trata de uno de los flagelos más destructivos que azotan al Parque Nacional, y de los más traicioneros.

 

“¡Imagínate! Hace 138 días que no llueve en esta parte del territorio. Podemos decir que la actual etapa no ha sido de las más intensa, pero tampoco de las más leve”, comenta desde la camioneta. Acto seguido nos convida a montarnos para constatar con nuestros propios ojos cómo se enfrenta este tipo de catástrofe.

 

“Hace solo unos días nos complicamos con otro en áreas de hierbazales de ciénaga, logró avanzar poco más de 400 hectáreas. Esa área no nos preocupa porque son espacios catalogados, según la literatura científica, como hijos del fuego. Desde el 2001 se ha quemado en siete ocasiones. A los pocos meses la vegetación se vigoriza”.

 

De las hectáreas afectadas, solo dos pertenecen a bosques naturales, precisa el directivo, mientras avanza por el pedraplén que comunica con el asentamiento Santo Tomás.

 

Un chofer advenedizo se “engulliría” más de un bache por mucha atención que preste a la vía, pero Bouza, como si tuviera una especie de GPS en la cabeza, logra burlar las protuberancias del terreno y conversar, lo que muestra los conocimientos del mismo.

 

Con satisfacción reconoce que desde ayer en la tarde controlaron el actual siniestro con la construcción de una trocha manual. Mas, corren el riesgo de que recupere la intensidad, ya que queda mucha materia orgánica en la zona, producto de los embates del huracán Michelle. Otro enemigo acérrimo de la Ciénaga, porque siempre que pasa un fuerte huracán, trae aparejado incendios más intensos.

 

Se puede asegurar que un ciclón es directamente proporcional a estos fenómenos. Siempre deja a su paso muchos árboles que con el tiempo se descomponen acumulando mucho material combustible.

 

“Hemos tratado por todos los medios de hacer la trocha sin el auxilio de equipos pesados, porque en los últimos años las brasas han entrado por los cordones que dejan los buldócer”, comenta Bouza, mientras el vehículo dobla por un estrecho camino de árboles frondosos. Justo en la bifurcación, una turbina extrae agua de un pozo para llenar una pipa.

 



LA TROCHA

 

Al llegar a la zona del siniestro, el olor a madera quemada se adueña de todos los contornos del bosque. El lugar semeja un gran horno de carbón. En el cielo vuelan varias tiñosas, lo que presagia animales muertos que no lograron escapar de la calcinación.

 

El primer paso para enfrentar un incendio, afirma Bouza, consistirá en construir una vía de acceso para el movimiento de hombres y recursos, y a su vez lograr controlar el efecto de la candela. “Una obra maestra y de sacrificio de muchos hombres. Hablamos de más de un kilómetro a machete y motosierra. A través de esa misma vía avanzarán las pipas”.

 

Por lo intrincado del terreno y el difícil acceso, en el 2003 crearon una red de pozos a una distancia de 4 kilómetros cada uno, donde se conectan turbinas que permiten llenar un camión cisterna en pocos minutos. Esta estrategia permite acortar la distancia en el trasiego de agua.

 

Los hombres llegan desde temprano. Pero al mediodía deben tomarse un descanso por la fatiga que producen las altas temperaturas y las cenizas que se adentran por las fosas nasales.

 

Pablo Bouza Rodríguez explica que sobre el mediodía se dificulta la faena por el calor unido a la velocidad del aire, lo cual impide que se interactúe con las llamas. “Las hemos desviado para que no afecten los bosques naturales con una técnica que se denomina manejo de fuego. Combatir estos siniestros es casi una ciencia, y de las más sacrificadas.

  

UN ENEMIGO TRAICIONERO

 

En la Ciénaga existen dos tipos de incendios, el superficial y el subterráneo, siendo este último el más peligroso y devastador. Para muchos, la voz de alarma surge cuando observan una columna de humo en el horizonte, lo que sin duda anuncia que las lenguas ardientes azotan la floresta destruyéndolo todo. Sin embargo, en la Ciénaga existe un enemigo mucho más letal y traicionero: la combustión subterránea.

 

Las características topográficas del lugar favorecen este tipo de ignición por la presencia de cavernas con 30 o 40 centímetros de capa vegetal acumulada durante cientos de años. Uno pudiera creer que la deflagración se extinguió, pero continúa arrasando soterradamente.

 

Aunque no se observen las llamas, los hombres toman las mangaras desplegadas a lo largo de 600 metros y lanzan una chorro de agua a un espacio de terreno con varias casimbas. A flor de tierra solo se ve un tronco que parece apagado sobre un cayo de ceniza muy blanca. Al contacto del agua el sonido resulta perturbador: el fuego ruge como bestia, una nube de humo brota con fuerza, la candela estaba allí, oculta, amenazante, destructiva.

 

Solo queda la silueta de que lo sería un árbol convertido ahora en fina y clara ceniza, un poco más allá varios carapachos de jicoteas carbonizados, en todo el lugar además del humo y la destrucción, prevalece la voluntad de un grupo de hombres decididos a eliminar la amenaza.

 

Este es el onceno incendio al que se enfrentan en la actual temporada, con más de 500 hectáreas afectadas. Según los modelos de pronósticos le quedan varios días de batalla, porque hasta mediados de mayo no se esperan precipitaciones de consideración en la parte sur de la provincia.

 

Pero nada amilana a estos guerreros, ni el calor, ni el peligro de resultar lastimados por el fuego. Salvar al bosque es su premisa, y con tal arrojo van tras la candela.

 

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

1ro de Mayo en Matanzas

 

Encuesta

¿Qué crees de las obras de restauración en la ciudad de Matanzas?