Jueves, 18 de enero de 2018

Añadir nuevo comentario

Pueblito de mil historias: Ceiba Mocha

Versión para impresiónVersión en PDF
Pueblito de mil historias: Ceiba Mocha

Desde la hermosa bahía de la otrora villa de San Carlos y San Severino de Matanzas se observa a lo lejos una  india vestida de verde, dormida y joven. Es el Pan, la loma más alta y majestuosa de mi ciudad. Sin embargo, recostado a la sombra de su ladera se esconde un pueblito que atesora mil historias: Ceiba Mocha.

 

Para muchos no es más que un reflejo fugaz en su paso por la Carretera Central. La historia cuenta que esa ruta pudo estar en medio del pueblo, pero sus habitantes no lo aceptaron. Y lo agradezco, no imagino el paso impetuoso de los carros opacando su albor.

 

Ceiba Mocha no es perfecta, pero es mía. Parece pequeña, quizás del tamaño de un simple beso y es que sabe esconder muy bien su grandeza para regalarla solo a quienes ven luz en sus sombras.

 

En cada una de sus calles rememoro los relatos de los pobladores más antiguos. Imagino a los campesinos tomando agua del pozo de la Virgen que desde 1944 yace bajo el pavimento a pocos metros de la catedral del parque.

 

Y veo a Manuel García corriendo entre los árboles para escapar con el dinero de ricos y entregarlo a pobres; y es que allí conquistó el sobrenombre del Rey de los Campos de Cuba.

 

Dicen que Aldo Santamaría, el hermano de Abel, estuvo de pasada por alguna de las casas de la calle central y creó una de las cédulas del Movimiento 26 de Julio en 1955.

 

El antiguo cuartel batistiano, hoy la secundaria básica Juan Manuel Quijano Mesa, todavía tiene huellas que recuerdan las atrocidades de una época.

 

Y en la carretera los conductores desaceleran ante la persistencia de las leyendas, mientras que todos aseguran que no hay mejor turrón que el de Mocha.

 

La historiografía local perpetúa que 293 años atrás una ceiba desmochada era el punto de encuentro y partida de los campesinos más cercanos. Luego el pueblo se refugió en su seno y la convirtió en guardiana de su entrada. El poblado fue creciendo y la ceiba retoñó las ramas en el corazón de sus hijos.  (Por Lisandra Verdecia Morales/Radio 26)

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Raúl Torres - Laureles y Olivos

MATANZAS-325.jpg

 

CANCIÓN OFICIAL

logo-elecciones-generales-2017-2018-750x470.jpg