Resentimientos de una casa azul

Profesores y alumnos lamentan el deterioro del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) Carlos Marx.

“La vocacional ya no es la de antes”, piensa Dora María Román Mayoz, quien podría ser de las educadoras más longevas en el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) Carlos Marx, de Matanzas.

Cuarenta y cuatro años le han bastado para vivir la creación del anfiteatro, la construcción de los bloques actuales, las competencias en la piscina olímpica y los juegos en el tabloncillo. Sin embargo, el tiempo ha representado también, para esta profesora de Geografía, la oportunidad de contemplar el descuido y las dificultades que han causado estragos en esta histórica escuela.

Para Dorita, como la llaman los conocidos, subir a la última planta a impartir sus clases es un motivo de congoja, pues desde allí puede ver en lo que se ha convertido el instituto que la vio crecer como profesional. “A una, que ha vivido aquí, le duele que esté así, que mires a un lado y le falte esto, que mires al otro y le falte también algo.

Lea también: Pura Machado: Amor por el magisterio

“Aquí había cinco comedores, se daban 11 turnos de clase, se iba al campo a trabajar y a la finca; sí, porque la escuela tuvo una finca, donde se vinculaban el estudio y el trabajo y los muchachos se quedaban 15 días”, rememora.

A la nostalgia de sus palabras se sumó Reinier de la Cruz Betancourt Hernández, profesor que, junto a Dorita, presenció el pasar de los años en “la gran casa azul”.

“Las graduaciones en el anfiteatro, —intervino El Químico, como es conocido cariñosamente—, aquellas sí que eran graduaciones; se hacían mesas suecas de comida con todas las de la ley, alrededor de la piscina, e incluso uno podía hasta bañarse en ella. El campo de marabú que bordea parte de la escuela era todo un terreno de pelota, había también dos bibliotecas.

“Y no me quiero acordar de los laboratorios, que eran una maravilla; tenían gas y agua, se hacían todas las prácticas, y a los muchachos les encantaba. Así daban ganas de estudiar las ciencias”.

***

El IPVCE surgió en Jagüey Grande con dos escuelas, las cuales se trasladaron hacia la ciudad de Matanzas en el año 1977. Es entonces cuando se empieza a formar el IPVCE Carlos Marx, donde existieron cuatro unidades que a su totalidad albergaban un aproximado de 2 500 alumnos internos, amantes de las ciencias exactas.

Los hombres de ciencia sustentan el futuro de la Cuba existente. Muchos son los egresados de estos centros educativos que actualmente retribuyen a la nación con gran profesionalidad en su labor.

A pesar de ello, las escuelas se modifican a la par del contexto. El endurecimiento del bloqueo y la caída del campo socialista, que proveía a la Isla de la mayoría de sus recursos, provocaron que varias entidades no se pudieran sustentar desde el punto de vista económico y social.

Por tanto, a principios de siglo, el país fue tomando una tendencia a disminuir los megacentros y las masas estudiantiles fueron desconcentradas en función del acercamiento hacia sus hogares; ello propició una reducción relevante en la matrícula.

Alfredo Santamarina Linares, subdirector de la institución, ligado a ella desde sus inicios, comenta que, al producirse tal descenso de estudiantes, la vocacional se reduce a solo dos unidades, por lo que las restantes quedaron a merced del tiempo y de otros centros educacionales.

Cuando te acercas a los bloques tres y cuatro, es evidente que mucho empeño no se ha puesto en mantener algunas de las estructuras con más recuerdos de este centro. Desde errores ortográficos en declaraciones de amor, hasta autógrafos de estudiantes con aires de celebridad, abarcan casi la totalidad de las paredes del tabloncillo y los edificios, donde hasta hace unos años se encontraban estas unidades.

Mauro Fundora Rubio, estudiante de onceno grado en la institución, coincide en que estas estructuras actualmente no son de utilidad para las nuevas generaciones debido a la destrucción, excepto las piscinas que “al menos se utilizan como cancha de fútbol”.

Sin embargo, en su opinión, una reparación de estos locales resultaría beneficiosa para la docencia y para la estética de una escuela que ha perdido más de la mitad de su infraestructura original.

“La gente pregunta por qué se dejó que el tabloncillo se pusiera así. Es que envejeció, no se reparó, no había madera ni dinero para hacerlo nuevo; y por qué la piscina no se vuelve a llenar, pues porque envejeció, el sistema de bombeo colapsó y el equipo no se podía comprar. Existe la voluntad, pero no hay un respaldo para ello”, señala Santamarina Linares.

***

La dirección del país se ha percatado de que tanta simplificación en los IPVCE altera el concepto de Fidel sobre el valor de estos centros, por lo que, al día de hoy, se maneja un plan a nivel nacional para revitalizarlos y rescatar su esencia.

Ariel Lázaro Santana Collymores, director provincial del Nivel de Educación Preuniversitario, señala que, para lograrlo, se ha decidido convertir a estos institutos en un foco de atención y, solo este año, la cantidad de alumnos de décimo grado excede en 150 a la matrícula del curso anterior.

Debido a este incremento, es necesario un aumento de becas que permitan albergar a los estudiantes internos y el mejoramiento de ciertas áreas que complementen el desarrollo de una vida estudiantil de calidad.

El presupuesto destinado al actual curso no sobrepasa los 900 000 pesos para el mantenimiento constructivo, y se comparte con el Instituto Politécnico de Informática que acoge el complejo, aclara Yitcen Matos Romero, subdirectora económica de la institución.

“Años atrás se intentaron reparar algunas de las áreas que se encuentran hoy en desuso, pero, debido a la destrucción que posee, esa zona necesitaría una inyección capital con la que no se cuenta en estos momentos”, explica.

Según Santana Collymores, este presupuesto no es suficiente para lograr todos los sueños de remodelar completamente el IPVCE; por ello, “no se puede dirigir un presupuesto a reparar el tabloncillo, el teatro o la piscina, cuando todavía algún dormitorio posee una taza con salidero o una mala instalación eléctrica. La idea es mejorar poco a poco”.

Yuneidis Imbert Chaple, quien al momento de esta entrevista se desempeñaba como miembro del Buró del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba en Matanzas, confirma que el Ministerio de Educación se encuentra como sector con déficit presupuestario y a pesar de que la provincia destina el 70 % del presupuesto a problemas sociales, hay que seguir apelando a la intersectorialidad para saldar las deudas, sobre todo constructivas.

Desde hace un tiempo se ha desarrollado un plan de reconstrucción de las becas ocupadas. Asimismo, se ha pintado la fachada y el anfiteatro, se han agregado barandas a las escaleras que no contaban con ellas y, aunque todavía sigue siendo un problema recurrente, se ha invertido en la reparación y sustitución de la red hidráulica.

Krison Cárdenas Carmenate, de onceno grado, considera beneficiosas las obras realizadas para mejorar las condiciones de los estudiantes que son matrícula de esta entidad. No obstante, no piensa que estén creadas las necesidades básicas para recibir un mayor número de alumnos, porque la escuela carece de profesores, alimentos, espacio e infraestructura hidráulica para sustentarlo.

***

“Nosotros tenemos dificultades económicas grandes, pero si en nuestro hogar se rompe una tablilla y no se repara, llegará el momento en el que esta se caiga”, argumenta Dora, señalando las desgastadas persianas a sus espaldas.

A pesar de todo, sigue subiendo diariamente a la última planta para impartir sus clases, pero con miedo a olvidar lo que hace décadas vio nacer y, posteriormente, desmejorar. Sus sueños son simples: que la gran casa azul vuelva a ser lo que algún día fue. (Por: Samantha Fierro Rodríguez, Daniela Candelario Montero, Beatriz Mendoza Triana y Álvaro Alfonso González, estudiantes de Periodismo/Foto: Daniela Candelario Montero)

Recomendado para usted

Sobre el autor: Periódico Girón

28 Comments

  1. Querer tapar el Sol con un dedo no resuelve ni resolverá nunca el problema. El IPVCE Carlos Marx necesita de soluciones urgentes y concretas o no pasará la próxima década

  2. es triste la realidad de que aunque entren más estudiantes a la escuela, más se van a ir a medida que avance el curso debido a las incomodidades que presenta la escuela en estos momentos para los internos , las personas a veces entran con una idea de la escuela y se decepcionan completamente , otros se quedan solo por «la familia creada en la gran casa azul «

  3. El mantenimiento comienza cuando termina la inversión,así se lo dejamos saber ala dirección de educación y la escuela por aquel entonces donde yo como ingeniero principal de la obra participe en la entrega,no tenemos cultura del mantenimiento y si mucha cultura para justificar

  4. “Lo esencial es invisible a los ojos” sabemos y estamos al tanto de la situación constructiva algunas áreas, pero estamos realizando labores de mantenimiento y embellecimiento, contamos nuevos laboratorios de química y física, potenciamos el conocimiento y la formación académica.

  5. Nuestra escuela es bella, es el lugar donde nos sentimos como en nuestra segunda casa, es la gran casa azul, el tiempo es implacable y embejece las estructuras arquitectónicas, pero el conocimiento que obtenemos lejos de disminuir aumenta cada día. #ipvcecm #ipvcecarlosmarx

  6. Nos gustaría reconocer al colectivo de trabajo del @ipvcecarlosmarx un centro que ha sabido mantener un excelente desempeño en proceso docente educativo. #ipvcecm #ipvcecarlosmarx

  7. En nuestro @ipvcecarlosmarx se han realizado labores de mantenimiento y embellecimiento, contamos con nuevos mobiliarios en los comedores, se garantiza los recursos necesarios para el cumplimiento del proceso docente educativo. #ipvcecn #ipvcecarlosmarx

  8. Nuestro centro se encuentra dentro del @ipvcecarlosmarx y formamos parte del complejo carlos marx, sabemos nuestras carencias constructivas, pero también podemos dar fe del excelente colectivo de trabajo y de los buenos resultados académicos. #ipicm #ipvcecm #ipvcecarlosmarx

  9. La situacion del ipvce no es desconocida para nadie, aun asi se han hecho lavores de mantenimiento y se mantiene las calidad del proceso docente educativo, lo que es una lastima que saquen este artículo justo en la jornada del 45 aniversario y la graduacion de 12 grado y al final en este momento no se va destinar presupuesto para arreglar todas las cosas que aquí se citan.

  10. Realmente un crimen que se deje destruir la mehor cantera de profesionales en la provincia de Matanzas. Se debiera modificar la ley para permitir canalizar donaciones para reparar tan emvlematico centro… promover toda una campaña para su rescate… donde estemos todos… Mined…gobierno… pueblo y todo el que quiera aportar. Duele ver como despues de 20 años que me gradué en sus pasillos… y 19 que culminé mi servicio militar ahí como profesor…este centro esté en estas condiciones. No se puede permitir que siga así. Hago un llamado a todos los responsables de la situación y a todos los egresados a unor fuerzas para rescatar nuestra emblemática Vocacional Carlos Marx.

  11. Nuestro IPVCE Carlos Marx a 45 años de fundado muestra paredes envejecidas y aún mantiene su esencia.La nostalgia nos puede invadir, pero nunca el resentimiento.
    Son tiempos diferentes y no se puede esconder que el mismo, ha hecho mella en su estructura, pero la experiencia y voluntad del claustro de profesores para mantener los principios fundacionales nos han fortalecido.
    No sólo se pueden mostrar las sombras,hablaremos de las luces que ostenta la escuela, esa que en sus pasillos guarda a los estudiantes con mejores resultado al ingreso a la educación superior, los que le darán vida al proyecto que junto al CITMA dará atención al talento joven, y los ganadores de los concursos provinciales y nacionales que el venidero curso disfrutarán de la remodelación del locales para el entrenamiento. La impartición de cuatro idiomas, el crecimiento de las actividades deportivas y culturales y el cumplimiento de las actividades docentes y académicas gracias al profesionalismo un claustro comprometido, que además atiende la labor educativa en la vida interna, que conlleva a un esfuerzo extra, esa es nuestra valía y merece respeto.
    En la actualidad la dirección del país muestra especial interés hacia este tipo de centro con la puesta en práctica de una estrategia de atención priorizada para revitalizar y estimular el ingreso y fortalecer el acercamiento al estudio de las ciencias donde paulatinamente se medirá el impacto de las acciones que se acometan.
    La obra perfecta no existe, hoy más que nunca se necesita estimular y apoyar para seguir adelante!!

  12. El IPVCE Carlos Marx está destruido, desecho en comparación a lo que era antes en la época de la que son muchos de los padres de los estudiantes que hoy están en el centro, no es mi caso, pero se puede ver después de los comentarios dados por ambos profesores que esto ya no es lo mismo, pero se sigue llamando IPVCE y los alumnos que estamos aqui que convivimos cada oncena Juntos sin dejar de lado también a los seminternos claro está, seguimos amando nuestra escuela y la adoramos como un hogar más, pero aún así la visión de muchos alumnos de hoy en día al subir por cada escalera, al llegar de cada pase, en las recreaciones, en los turnos de clases, albergues, las actividades culturales en general es una visión de decepción al observar que esto es un IPVCE pero no lo mismo que era antes, hay muchas cosas bien, pero también es verdad y hay que aceptar que hay muchas otras mal y tenemos que volver a lo que eramos antes ese prestigio tan grande que siempre hemos tenido, alumnos que pelean cada milésima de un punto son muy pocos los que ya se enceuentran aqui, quedan muchas cosas por decir pero también muchas no las voy a resolver yo, ni las voy a mencionar, pero ay que volver a ser UNA GRAN CASA AZUL, NUESTRA GRAN CASA AZUL💙

  13. ‌Cada persona tiene derecho a expresar su criterio, y es algo que se debe respetar. Dirigir hoy, es todo un reto, una tarea difícil, es una labor donde confluyen muchos aspectos, desde recursos materiales y financieros que no hay, situaciones coyunturales cómo el agua, corriente eléctrica, hasta lidiar con numerosas personas con diferentes características y personalidades, incluidos alumnos, profesores, padres. Catalogar a un colectivo de cualquier índole cómo inepto, requiere un análisis bien profundo y el contexto en que se desempeñan. De todas formas reitero mis respetos.

  14. Creo que toda inciayiva es valorada para así poder elevar el nivel académico de los estudiantes y fomentar el estudio desde laboratorios como en el q impacto clases yo … Att: el químico

  15. Aún cuando es real la situación constructiva del centro sería injusto no reconocer el esfuerzo de todo su colectivo por continuar preparando a los hombres de ciencia de este pais, evidencia de ello es el 99% de apobados en el ingreso a la universidades que posee el centro colocándose entre los mejores resultados del país.

  16. Se han perdido muchas cosas, deteriorado otras; justificaciones, no es lo que se que oír, se desean oír soluciones. Hoy, estás soluciones, son bastante difíciles, la crisis global es cierta, en Cuba, es por partida doble. El país tiene que destinar numerosos recursos para revitalizar estos centros, una vez destinados, nos toca velar por la calidad y el cuidado de los establecimientos; a la hora de construir, se debe exigir por la calidad, (reitero la palabra calidad), pues hoy carecemos de esa palabra, en todo su significado. Todos deseamos que nuestros centros escolares, hospitalarios, de trabajo, se recuperen en su totalidad, se reconstruyan o remodelen, todos necesitamos esa comodidad y confort, para poder trabajar o impartir clases con gusto, con buen trato, necesitamos respirar ese aire y que nuestros alumnos sientan que cuentan con una escuela de el alto nivel representativo, tanto por ellos, cómo para los profesores y todo el personal que trabaja en esta instalación. No obstante, hoy, la labor de los profesores es muy importante, es muy importante mantener la chispa encendida en los alumnos, (ALUMNOS DE CIENCIAS), es muy importante fomentar el estudio, la competencia sana, los concursos, unir lo útil con lo agradable, promover eventos culturales – deportivos, utilizar el receso para ideas como estás, juegos de mesa, canciones, bailes, el hecho de generar ideas como estás, eleva el sentido de pertenencia. Conozco hoy mismo profesores muy jóvenes y que fomentan estás ideas, se suman y participan, se involucran con sus grupos y logran objetivos reales. Podemos lograr buenos o magníficos resultados en nuestros estudiantes. Debemos seguir insistiendo en la reconstrucción y mejoras de las instalaciones, sin dudas, esto constituye una gran satisfacción para todos, alumnos, profesores y padres. Para finalizar, creo que se debe mejorar el salario de profesores y personal que trabaja en nuestras escuelas, ese es el futuro de nuestro país, ayudemos a que nuestro futuro este garantizado. Muchas gracias.

  17. Los alumnos de 10mo grado «el 1 y el 2 » vemos luego de leer esto que no es justo que sus grupos se desintegren para que vengan a ocupar su lugar dos 9no que al final no aumentan nuestro nivel pq se está priorizando la cantidad cosa que vemos más mal por lo anterior dicho en este documento pensamos que una medida es unir en una aula alumnos de nuestros grupos para así no separen de los que durante más de un año fueron nuestros hermanos .Gracias de antemano …

  18. yo soy una estudiante que estoy estudiando en este IPVCE estos tiempos, la verdad no es como antes, ojalá todos los estudiantes podamos estar becados y que la enseñanza sea más pareja de esta forma, arreglar la piscina, el tabloncillo y juntos todos hacer lo que se hacia antes, pero todos, no unos en albergues y otros en sus casas.

  19. La vocacional está cada vez peor. Y entonces sin las condiciones necesarias la dirección educacional del país se empeña en incrementar su matrícula aun estando el centro carente de agua, comida, espacios docentes, condiciones en los dormitorios y profesores de calidad. Una institución además que cada día va perdiendo sus tradiciones y que nadie se inmuta en rescatarlas. Es decepcionante ver como las ruedas de casino se reducen cada vez más, el ultimo cumpleaños de la escuela no queda ni para el recuerdo, a pesar de ser un aniversario cerrado. A eso se une un Consejo de Dirección inepto que tiene más interés en las publicaciones de redes sociales que en el bienestar de sus estudiantes. Alrededor de 300 alumnos ingresarán próximamente a la institución de sus sueños. Lamentablemente se darán cuenta de que no es así y lo peor de todo es que no hay esperanzas de que el IPVCE Carlos Marx vuelva a ser la maravillosa escuela de antaño cuando lo único que le queda es la gigantesca escultura del intelectual que le dio su nombre.

  20. Me gradué de 12 grado justo el año en que se terminaron de construir aquellas maravillosas obras. Estrenamos la piscina, el tabloncillo, el cine/teatro. Nuestra graduación creo que fue la primera que se hizo en el anfiteatro… Esa escuela fue mi casa. Aún hoy, con 56 años, me emociona hablar de ella y duele ver el deterioro en que ha caído.
    Sé que en el mundo, en muchos países, las grandes empresas o compañías, como CUPET en Cuba, por ejemplo, cuando ejecutan un nuevo proyecto para abrir un pozo, en el presupuesto tienen que incluir alguna obra social. Esa bien pudiera ser una fuente de financiamiento para recuperar una escuela hermosa y emblemática que no pocos matancero llevan muy adentro de su corazón.

      1. Para mi, estudiante de este IPVCE y a punto de graduarme tambien es triste y me da añoranza ver como las cosas han cambiado, pero como todo, todo cambia, no solo en una escuela, sino en la vida. Cuando las personas envejecen se van deteriorando por dentro y por fuera, y aun asi sus seres mas cercanos tratan de salvarla y sacarla a flote, la diferencia entre una persona y la escuela, es que la escuela no puede morir y constantemente el esfuerzo del Consejo de Dirección, el claustro de profesores y los alumnos que se esfuerzan de una manera sobrenatural es lo que hace a esta escuela mas grande, precisamente los resultados que traen estos esfuerzos. Hace tan solo unos meses yo era Presidente de la FEEM en la provincia, y me consta el reconocimiento a nivel nacional que tiene el IPVCE Carlos Marx de Matanzas, por sus resultados tambien a nivel internacional y en las redes sociales que absolutamente nada es mentira, y hay que darse a conocer como la gran casa azul que somos (y yo lo pongo sin comillas porque para si es mi gran casa azul) y lo que me parece lamentable e inaceptable es que alguien que no conoce desde dentro a la escuela quiera pretender criticarla o juzgarla con el criterio de unos pocos, que son verdad, pero lo que nos asalta es la añoranza, como pasa con todas las cosas en la vida, sin criticas no se puede mejorar obviamente, pero hay que ponerse del lado del critica y hace por mejorar, no el que critica por criticar, es verdad que hay muchas cosas que no estan para nada bien, pero se deben a muchisimos factores internos y externos, pero para eso este IPVCE asi como todos los del pais son centro de mira a nivel nacional, y los esfuerzos que se hacen por mejorarlo es lo que hay que valorar aunque el proceso sea lento y mucho mas lamentable es que hayan estudiantes que no hayan desarrollado ese sentido de pertenencia hacia su escuela, y tiren piedras contra su propio tejado, porque como bien diria el famoso refrán, los trapitos sucios se lavan en casa, y con trapitos sucios me refiero a problemas, como los hay en todos los ámbitos de la vida, y que me consta que muchos de esos problemas han tenidos solución y se le ha dado, gracias al Consejo de Direccion que llaman inepto, no siendo asi, pero como todo, hay que conocer primero para no juzgar anticipadamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *