Fermín, méritos que enaltecen y aportan

Es casi imposible sustraer la atención de Fermín de su labor en las subestaciones eléctricas

Pocos conocen el andar por entidades eléctricas como el ingeniero Fermín Álvarez Viqueira. Por ello, al dialogar con él se aprecia la sabiduría de haber aprendido en cada estancia, que ha contado con su hacer más allá del sector energético, porque su vida laboral la comparte con funciones en el Movimiento Obrero.

En la actualidad, ejerce como especialista principal de equipos de protección eléctrica, en las líneas de subestaciones de 33 000, 13 800 y 10 000 volts, que protegen su integridad cuando ocurren fallas técnicas o condiciones meteorológicas adversas, que pudieran ocasionar daños.

Con la jovialidad que lo caracteriza, tras 51 años de servicio, que disfraza con un carácter bien serio en los primeros minutos del diálogo, habla del camino transcurrido desde que se graduara en 1970. Ello incluye su condición de profesor principal en la ciudad universitaria José Antonio Echeverría, donde impartió la especialidad de Circuitos eléctricos y mediciones, aunque también ofreció cursos a trabajadores, así como clases de posgrado.

“En ese centro de altos estudios nació mi inclinación hacia las secciones sindicales, al ver una forma más de coadyuvar en una tarea beneficiosa para el colectivo obrero. Desde hace 47 años he mantenido tales funciones, que no pienso dejarlas hasta que un día, para decirlo en término energético, se apague esa luz que me mantiene al pie de la obra diaria”.

Fermín suele hallarse en cualquiera de las 17 unidades de transmisión y distribución de energía, para el servicio primario y secundario en ciudades, poblados y bateyes, así como de voltajes más altos para entidades sociales, productivas y económicas que lo requieran, sean estatales o privadas.

“Es vital que seamos serios y responsables en nuestro trabajo, porque de su acierto en calidad y forma depende no solo energizar las líneas de la provincia, sino las del occidente del país».

“De la industria generadora, se envía la energía a las subestaciones mayores. Una de ellas ubicada aledaña a la Central Termoeléctrica Antonio Guiteras, y la otra detrás de la fábrica textil Bellotex. En ambos lugares, se transforma y distribuye por las líneas de 440, 220 y 110 kilowatts”.

Es casi imposible sustraer la atención de Fermín de su labor en las subestaciones eléctricas
Es casi imposible sustraer la atención de Fermín de su labor en las subestaciones eléctricas. Fotos del autor.

Ostenta con sano orgullo la condición de Vanguardia Nacional por 12 años, además de la medalla Jesús Menéndez y la Orden de Tercera, Segunda y Primera Lázaro Peña. Al referirse al consumo eléctrico, no pasa por alto una palabra de marcada significación, sobre todo por estos días: ahorro.

“Quienes alguna vez derrocharon tal fuente energética no renovable, ahora, luego de los difíciles momentos de apagones, saben el significado de su ausencia. Su uso debe ser racional”.

La existencia del bloqueo a Cuba por parte del Gobierno de los Estados Unidos impide comprar equipos y otros medios, al poseer componentes norteamericanos. Se adueñan de las industrias que los fabrican o las multan. Tenemos que buscar alternativas para mantener activas las plantas generadoras, subestaciones, etc.

“Jamás habrá palabras que hagan real justicia a cuanto hacen ingenieros, técnicos y obreros calificados, para paliar las dificultades y hacer que funcionen los equipos. Dedican jornada tras jornada hasta hallar la pieza adecuada, ponen en práctica creatividad e innovación».

“Los talleres se encuentran en activo día y noche, para que en la Guiteras, subestaciones, así como linieros o mecánicos del transporte terrestre no detengan su actividad por la falta de tornillos, tuercas u otros elementos complejos e indispensables».

“No puedo pensar en jubilarme, sé que hago falta, como mis compañeros, para enfrentar la batalla que hoy libramos. No tengo coraje para decirles a ellos o a quienes nos dirigen que estoy cansado, que deseo irme a casa”, manifestó Fermín con rostro exaltado.

Recuerda que, cuando le entregaron la Distinción Ñico López, que otorga el Sindicato de Energía y Minas, luego el diploma por 40 años de labor y más tarde la Medalla de Alfabetizador, dijo que esos méritos no servían para vivir de ellos, sino para entregar más.

“Representa un legado a los jóvenes, donde quiera que laboren. Que el ejemplo sea abono para fortalecerlos con ayuda de la ciencia y la técnica”.

Como resumen, aborda un tema espinoso entre los colectivos del sector: el salario y la Resolución 53, encargada del aumento de cuanto en la actualidad devengan.

“Esperamos por ese momento, porque no es justo que se apliquen determinadas normas de forma general. No debe ser, sino en el lugar donde existan problemas. Hay disgusto, es cierto, pero se resolverá. La situación económica familiar, sobre todo para enfrentar los precios en cualquier mercado, exige que se pague lo estipulado por ese documento rector”.

Al concluir, Fermín aclaró que tal situación no menoscaba su respuesta obrera ante la presente circunstancia. “Mis huellas no se borrarán por ese motivo, sino que perseveran en la generación de ideas y entrega de energías, para cuidar y recuperar equipos donde se me solicite”.


Lea también

Maykel, liniero de talla extra

Maykel, natural del poblado de Madruga, provincia de Mayabeque, abraza ahora una tarea que confiesa que le gusta, pero antes de esta ejerció como albañil en una brigada de… LEER MÁS »


Recomendado para usted

2 Comments

  1. INCREÍBLE LA PROFESIONALIDAD E INTELIGENCIA Y SER HUMANO DEL ING FERMIN ,ALEGRÁNDOME DEL ARTÍCULO DEL PERIÓDICO PUES ES INCREÍBLE ASUS AÑOS TODAVÍA ESTE ACTIVO
    DESEÁNDOLE SALUD ,Y LARGA VIDA

  2. Hay varias cualidades de Fermín, que se abordan en el artículo, pero deben ser resaltadas. La primera, Fermín, y no solo por su gran experiencia y años de trabajo, tiene un conocimiento vastísimo de la Electricidad. Para muchos, incluido yo, es la Enciclopedia mayor, todo lo conoce, para todo tiene una respuesta profesional, de altísimo rigor técnico, la segunda es su proverbial modestia y su accesibilidad, cualquiera, un desconocido liniero puede preguntarle sobre cualquier tema, con seguridad será atendido y sus dudas profesoralmente pero en tono coloquial esclarecidas. La tercera, su espíritu de comprometimiento con el resultado, su alto sentido de pertenencia al sector y su vitalidad, a pesar de sus años, a seguir aportando y enseñando. Muy loable que este artículo reconozca a Fermín, una de las instituciones vivientes de la Electricidad matancera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.