Un padre de la termoeléctrica Guiteras

El innovador Luis Alberto se siente enteramente feliz de ser un hombre de la termoeléctrica Guiteras. Foto- Cortesía de Luis Alberto Alfonso Barrera

El bloque uni­tario más eficiente del país atrajo al habanero Luis Al­berto Alfonso Barrera tan pronto puso un pie en áreas de la matancera Central Termoeléctrica (CTE) An­tonio Guiteras. Pudiera decirse que hay entre ellos una relación de padre a hijo o viceversa.

Allí se han concretado importantes sueños del jo­ven, quien en el 2007 integró la plantilla como tornero del taller de maquinado y siete años después egresaba de la Universidad como in­geniero mecánico.

En pago a la realización profesional facilitada en la Central Termoeléctrica, Luis Alberto pone a su servicio todo cuanto sabe. El especialista A de mantenimiento industrial se reconoce como un hom­bre natural, a quien le gus­ta dar el ejemplo, entre­garse al quehacer diario, porque simplemente ama lo que hace.

Confiesa que le une a la CTE Guiteras una re­lación de familiaridad, que se siente feliz siendo de allí, pero que también es un sitio de continuo es­trés, como si él y los demás imaginaran que en cual­quier momento saldrán los achaques de la planta fundada en 1988, con 34 años a cuestas, casi en los 35, límite de su edad útil, según entendidos.

Si a ese envejecimien­to se suma el tiempo sin un mantenimiento capital, pendiente hace más de una década, la tensión aumenta.

Quizás por eso Luis Alberto habla de las veces que la termoeléctrica apa­rece en sus sueños, para atormentarlo con la ocu­rrencia de percances, por­que ni cuando está lejos de allí puede quitarse al plan­tel de la mente.

Sin embargo, el hom­bre de 49 años es de los que deja el buró siempre que hace falta para enfundar­se en su “overol de campa­ña” y salir a ocuparse de cualquier desperfecto que atente contra el buen fun­cionamiento de las 3 mil 924 válvulas que a juzgar por los controles tiene la planta. Cumplen la fun­ción de proteger los equi­pos principales, una suerte de escoltas del rey que es el bloque, ilustra. “Nadie su­fre ni las quiere tanto como yo”, afirma seguro.

Por varios factores, in­cluidos el bloqueo, no siem­pre se puede contar con las válvulas necesitadas, explica Luis Alberto. Esa situación los puso a correr cuando se afectaron dos vinculadas con las bombas de alimentación que, de no solucionarse como él y otros técnicos lo hicieron, se hubiese comprometido la carga del bloque. De dos millones de pesos resultó el efecto económico de la so­lución, ya con dos años de funcionamiento. “Agra­dezco haber nacido aquí como innovador”.

Admirado en su tra­bajo y amado en su hogar, Luis Alberto disfruta de la felicidad de tener vivos a sus progenitores, de haber forjado una linda familia, y del goce de haber pasado el Día de los Padres con los suyos, un lujo que no siem­pre se pueden dar quienes laboran en las CTE, y que Arletys, la menor de las dos hijas interpreta, como un gran regalo “al mejor papá del mundo”.

(Por Juanita Perdomo)


Lea también

Más de 10 servicios benefician al colectivo de la Central Termoeléctrica Antonio Guiteras, para estimular al sector.

En termoeléctrica Guiteras acercan servicios a los trabajadores

Más de 10 servicios benefician al colectivo de la Central Termoeléctrica Antonio Guiteras, para estimular al sector. LEER MÁS


Recomendado para usted

Sobre el autor: Trabajadores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.