Los Cocodrilos disminuidos en Bayamo.

Para los Cocodrilos la batalla sigue, será cruenta en el escenario rival, pero llevar la chamarreta de Campeones está más cerca que nunca.

El primer partido de la Gran Final de la 61 Serie Nacional favoreció a los Alazanes de Granma actuales campeones 13 carreras por 6.

Renner Rivero se mostró descontrolado en su salida y en 2 y 2 tercios le conectaron 5 hits y le anotaron igual cantidad de carreras.

Los granmenses aprovecharon absolutamente todo y fueron superiores y oportunos con el madero, tanto así que todo su line up sacó la pelota del cuadro.

Pasar a Carlos Benítez para lanzarle a Iván Prieto, el hombre que más impulsa por ese equipo en postemporada tampoco fue una buena idea.

Por la lomita de los martirios desfilaron Andy Quesada, con una buena actuación, así como Denis Quesada, Haykel Parra y Naikis Piedra.

El bullpen rojo no aguantó la poderosa batería rival que hizo añicos las pretensiones de los matanceros de llevarse la arrancada.

Lea también: Béisbol: hoy, primer acto de una versión repetida

Ausencias matizarán gran final de la pelota en Cuba, opina Ferrer


Por los nuestros destacaron a la ofensiva Erisbel Arruebarruena y Ariel Sánchez que impulsaron 4 de las 6 anotaciones de los Cocodrilos, pero esas no fueron ni remotamente suficientes.

Con un juego abierto en favor de los Orientales, la dirección de los subcampeones optó por darle descanso a los titulares y la banca asumió la responsabilidad de evitar el ko y cumplieron.

Tendrán los Cocodrilos que sobreponerse rápidamente y recuperar la forma deportiva y el entusiasmo que los ha caracterizado hasta ahora.

Recomendado para usted

Sobre el autor: Norys Castañeda Valera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.