Matanzas y su relación privilegiada con el medio ambiente

Cada mes de junio, con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, el calendario convida a reflexionar sobre nuestra relación con la naturaleza, un asunto de vida o muerte que demanda respuestas urgentes de la ciencia y también conciencia para materializar actitudes responsables.

En la cubana provincia de Matanzas, región favorecida con importantes atractivos como la playa de Varadero y la Ciénaga de Zapata, este último reconocido como el mayor y mejor conservado humedal del Caribe insular, preservar el entorno es una necesidad muy ligada al desarrollo socioeconómico.

A decir de Nelvis Gómez Campos, subdelegada de medio ambiente en el occidental territorio, los premios, reconocimientos y demás incentivos pueden contribuir a que empresas y otras entidades asuman una postura más amigable hacia la naturaleza.

En un contexto favorable al surgimiento de nuevos actores económicos la atención se centra en cuentapropistas, cooperativas no agropecuarias y micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) privadas, pues en muchos casos su actividad productiva puede tener un impacto significativo sobre los recursos naturales.

Acaso porque lo que no se conoce no se ama, sensibilizar a más personas, naturales y jurídicas, constituye una meta para quienes brindan capacitación a propietarios de negocios particulares como los bares situados en la popular calle Narváez, en la ciudad matancera, un espacio revalorizado gracias al saneamiento.

Hacia los mismos objetivos apuntan otras alianzas, entre ellas, las que mantiene el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) con instituciones como la Oficina del Conservador de la Ciudad de Matanzas, la Red de Educadoras y Educadores Populares Libélulas, y las Brigadas Técnicas Juveniles.

Cada aporte, incluso el pequeño en apariencia, es invaluable como la educación ambiental en las escuelas, la restauración de puntos críticos en las playas de la región, el adecuado manejo de desechos peligrosos en la industria petrolera y la producción de ecomadera a partir de plástico reciclado.

Una docena de Áreas Protegidas ocupan casi el 50 por ciento de la geografía de la provincia, evidencia de la vocación paisajística y las extraordinarias riquezas naturales que requieren de un manejo adecuado para perdurar, en beneficio de las venideras generaciones.

0606-matanzas-medio-ambiente2.jpg

Llama la atención que el sector del turismo especialmente en Varadero, considerado con razón uno de los principales consumidores de portadores energéticos en la Isla, implemente hoy tecnologías orientadas a un consumo más eficiente, a favor del ahorro y la reducción de la carga contaminante.

El saber científico y la voluntad política deben ir de la mano en Matanzas, una porción privilegiada de la mayor de Las Antillas en cuanto a biodiversidad y bella geografía, para que las necesidades siempre crecientes de sus habitantes se mantengan en equilibrio con la protección del medio ambiente.


Recomendado para usted

Sobre el autor: Periódico Girón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.